Tony Blair dirige la campaña de reelección de Obama

24 de may de 2012

23 de mayo de 2012 — El esbirro de la monarquía británica, Tony Blair, abierto promotor de la eliminación de la soberanía nacional y del sistema de Westfalia, y quien según los funcionarios de su gabinete ministerial, mintió para forzar la guerra de Irak, está dirigiendo la campaña de reelección de Barack Obama.

La semana pasada, la prensa británica, sin darle la mayor importancia como es típico, reveló que hace seis meses Tony Blair asesoró en privado a Obama sobre cómo podría lograr su reelección. Ahora bien, Blair ha estado en Estados Unidos desde los últimos dos meses mas ó menos, y tiene planes para seguir haciéndolo.

Esto no es una sorpresa, dado que Blair asesoró a Obama en su primera elección, y todas las políticas malvadas que Obama ha implementado tienen su impronta —la des-asistencia médica, las guerras preventivas, ambientalismo— como de nuevo informa la EIR en su más reciente número, "Obama: el lunático propiedad de la reina". Pero, ¿ser un agente británico no es motivo para ser enjuiciado políticamente?

Artículos publicados por los diarios británicos Sunday Telegraph y Daily Mail dejaron ver el papel de regente que juega Blair. "Hace seis meses, Blair se reunió en privado con Obama para ofrecerle su asesoría sobre la renovación de su cargo y su reelección", informó el Telegraph. El Daily Mail tituló su artículo, "Tony Blair gana dos: Ex PM, listo para un regreso político con los laboristas luego de asesorar a Obama en la batalla electoral". Blair "incluso le ofreció a Obama asesoramiento privado sobre la renovación en su cargo y la reelección".

El Daily Mail señala que "El ex primer ministro prepara un nuevo empujón para entrar de nuevo a las política británica codo a codo con el líder laborista Ed Miliband... Se espera que Mr. Blair de a conocer su regreso cuando aparezca en una plataforma junto con el líder laborista Ed Miliband en un evento en julio para celebrar las olimpíadas" (donde 40,000 soldados le darán la bienvenida a los fanáticos del deporte). "El evento podría resultar muy dividido entre los partidarios del Partido Laborista, aunque se piensa que Mr. Blair cree que ha pasado tiempo suficiente para que la gente haya olvidado el efecto desastroso que hizo sobre su imagen la guerra de Irak y como fue en forma humillante forzado por Gordon Brown a dejar su cargo".

En el transcurso de su larga estadía en Estados Unidos, el pasado domingo 20, en un discurso de graduación en la Universidad Colby, en Waterville, Maine, Blair le pedía a los graduandos que fuesen humildes y otras patrañas como esa (el cobra 300,000 libras esterlinas británicas por cada una de esas actuaciones desvergonzadas), trajo a colación la cuestión de si "¿Somos un imperio que está desapareciendo?".

Felizmente, algunos estadounidenses le dieron una bienvenida apropiada, con pancartas de protesta y gritos llamándolo "promotor de la guerra".