Se pierden un millón de cabezas de ganado con la sequía en México. A construir ya el PLHINO y el NAWAPA XXI!

7 de may de 2012

7 de mayo de 2012 — El presidente de la Asociación Nacional de Ganaderos de México, Osvaldo Cházaro Montalvo, informó el 3 de mayo que más de un millón de cabezas de ganado fallecieron en México como resultado de la sequía que ya por espacio de un año ha devastado al país. Las muertes se sucedieron por falta de forraje, o sencillamente porque los ganaderos han abandonado sus tierras, al enfrentarse con la imposibilidad de continuar manteniendo el ganado.

Este es uno de los casos dramáticos que caracterizan esta crisis que clama por la construcción de NAWAPA XXI, así como del Plan Hidráulico del Noroeste (PLHINO) —un proyecto hidráulico en México que tiene 30 años de demora— a fin de satisfacer a México con el agua que necesita urgentemente.

Igualmente dramático es el informe de como las represas de San Luis Potosí contienen agua suficiente solo para los próximos dos meses, consecuencia de la escasez de las lluvias. Si no llueve en mayo, será muy difícil asegurarle inclusive a la capital o a otras zonas urbanas el suministro de agua, advirtió José Germán Martínez Flores de la Comisión Estatal del Agua. Las represas del estado tienen agua solo en un 35% de su capacidad.

El suministro de agua para el Valle de México también peligra, ya que sus represas solo están llenas en un 58% de su capacidad total.

El 30 de abril, la Cámara de Diputados del Congreso mexicano aprobó la asignación de 15 mil millones de pesos, para un fondo de emergencia para hacer frente a los efectos de la sequía en 27 estados. El 5 de mayo, Gerardo Sánchez García, un diputado federal quien es también presidente de la Confederación Nacional Campesina (CNC), le exigió al Presidente Calderón que no vetara esta legislación —ya había vetado un proyecto de ley similar a principios de este año— porque la situación es alarmante, en especial en la parte central del norte del país donde se han perdido varias unidades agrícolas.

Por lo menos 3 millones de hectáreas utilizadas para la producción de alimentos han sufrido severos daños, dijo Sánchez, y los 15 mil millones de pesos se necesitan con urgencia. Señaló que hay una peligrosa escasez de productos y servicios en los 31,500 ejidos y comunidades del país, 80% de los cuales produce los alimentos que consumen los campesinos que las trabajan.

Nike