Paul Ehrlich, el mentor de Holdren, el asesor científico de Obama insiste en la "contracción poblacional"

1 de may de 2012

30 de abril de 2012 — El hombre a quien el diario londinense Guardian describe como el “analista sobre población de mayor reconocimiento en el mundo", el doctor Paul Ehrlich de la Universidad de Stanford, respondió al reciente informe de la Real Sociedad británica sobre la población global, con un nuevo llamado a favor del genocidio, bajo el rubro de “contracción poblacional”. Los comentarios de Ehrlich revisten una especial importancia por su relación con el personaje que el Presidente Obama escogió como su Asesor Científico, John Holdren.

Aunque Holdren durante su discurso de confirmación al cargo señaló que el ya no comparte los puntos de vista expresados en el libro que el y Ehrlich escribieron en 1977, en el que proponen colocar drogas esterilizantes en el agua potable a nivel mundial, sus antecedentes y sus declaraciones indican que el mantiene estos puntos de vista anticientíficos y maltusianos. En un ensayo que escribió junto con Ehrlich en 1995, Holdren propone un “mundo de crecimiento cero” y “limitar el crecimiento de la población”.

Dialogando con el Guardian el 26 de abril, Ehrlich dijo:

"Qué tanta [gente] se puede sostener, depende de los estilos de vida. Llegamos a la cifra de 1.5 a 2 mil millones [de personas] porque puedes tener ciudades grandes y activas, y zonas silvestres. Si deseas un mundo como un gallinero donde todos tienen el mínimo de espacio y alimento, y se mantienen apenas vivos, es posible que puedas tener a largo plazo de 4 a 5 mil millones de personas. Pero ya tienes 7 mil millones. Así que tenemos que, tan humana y rápidamente como sea posible, avanzar hacia la contracción de la población".

"La cuestión es: ¿te puedes extralimitar sin llegar al desastre, como una plaga a nivel mundial, o una guerra nuclear entre India y Pakistán? Si continuamos creciendo al ritmo actual van a sucederse varias formas de desastres. Tal vez algunos desastres en cámara lenta como gente cada vez mas hambrienta, o desastres catastróficos porque mientras haya más gente tienes más chance de contagio de un virus extraño de un animal a la población humana, podría haber una enorme mortandad".

Ehrlich insiste en que sus predicciones de 1968 en la diatriba La Bomba Poblacional resultaron correctas. "Las cosas han resulta mucho peor de lo predicho. Ahora tenemos la amenaza de enorme epidemias".

Ehrlich expresó su pesimismo acerca de poder evitar el desastre e hizo un llamado, al igual que el informe de la Real Sociedad británica, a favor de una supuesta redistribución masiva de los recursos de los ricos a los pobres, una gran nivelación basada en la Segunda Ley de Termodinámica que nos llevaría más rápidamente al genocidio.