Rusia y China rechazan la reunión de "Amigos de Siria"; Gran Bretaña continúa impulsando una guerra contra Siria

28 de marzo de 2012

28 de marzo de 2012 — Continúa el apoyo británico y de Obama al derrocamiento del presidente sirio Bashar al-Assad, con el plan para que celebrar este fin de semana una reunión en Estambul de "toda" la oposición siria, encabezada por los terroristas del Ejército Siria Libre y grupo que representa a la Hermandad Musulmana. El eje EU-Londres-Sauditas-Qatar está presionando con todo para que haya una oposición "unificada" que exija una intervención militar extranjera, al estilo Libia.

Pero ya para el martes en la mañana, tanto Rusia como China anunciaron que ellos no van a asistir a esa reunión de "Amigos de Siria" y el presidente ruso Dmitri Medvédev, al hablar en la clausura de la cumbre nuclear en Corea del Sur, dijo: "Quisiera que la decisión sobre el destino de la nación, sociedad, sistema político y pueblo sirio recayera no en los lideres respetables de las potencias mundiales, ni siquiera en aquellos que actúan de buen fe, sino en la población siria misma, en todos los niveles de la sociedad siria".

La negativa a asistir a la reunión en Estambul cuyo tema en realidad es "derroquemos a Assad", fue anunciada por el vocero del ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, Alexander Lukashevich, quien dijo que "reuniones de este tipo tienden desafortunadamente a ser unilaterales. La primera de estas reuniones se escenificó en Túnez el 24 de febrero sin nuestra participación. Esta vez pretendemos de nuevo restringirnos de asistir, si bien hemos recibido la invitación correspondiente".

Desde China, el vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores Hong Lei dijo durante una conferencia de prensa diaria el lunes que China había recibido una invitación a la reunión de Estambul pero "no consideramos asistir".

La oposición siria ya está en Turquía, en donde se están reuniendo con los representantes de los estados turco y wahabi del Golfo Pérsico, en preparación tanto a la reunión de los "Amigos de Siria", que cuenta con un gran respaldo de Obama, como de las dos reuniones de la Liga Árabe en Bagdad, Irak, una el jueves cuando se van a reunir los ministros de Relaciones Exteriores y otra el viernes, cuando se van a reunir los jefes de Estado.

Pero aunque el grupo Saudi-Qatar logró que la Liga Árabe exigiera la salida de Bashar al-Assad en las reuniones previas de la Liga Árabe, hay señales de resistencia a esta campaña ilegal. Según el Ministro de Relaciones Exteriores de Irak, Hoshyar Zebari, "le corresponde al pueblo sirio determinar su propio futuro. No le corresponde a otros países dictarle a los sirios qué tipo de dirigentes tienen que tener o no tener" según informó la revista Time. Zebari agregó: "Yo no creo que vaya a haber un llamado [de la Liga Árabe] para que se vaya Bashar".