Assad le dice a Annan que no hay negociaciones mientras permanezcan dentro de Siria grupos terroristas

14 de marzo de 2012

13 de marzo de 2012 — Las autoridades sirias han probado que existen fuerzas especiales extranjeras operando en contra del gobierno —según informes de fuentes sirias allegadas al gobierno de Bashar al-Assad— y los gobiernos patrocinadores lo saben. Los soldados y oficiales de las fuerzas especiales de Francia, Turquía, Arabia Saudita y Jordania han estado activas dentro de Siria y en diversos casos, han sido capturados por las autoridades sirias. El gobierno sirio ha estado usando estas fuerzas extranjeras capturadas para negociar con sus países de origen, para intercambiarlos por miembros del Ejército Siria Libre que forma parte de las operaciones armadas en contra de Siria proveniente de Turquía. Réseau Voltaire, el boletín sobre inteligencia con sede en Francia, ha reportado algunos de estos casos de fuerzas especiales extranjeras. Uno de los intercambios destacados por la fuente siria, y reportado también en la prensa, es la de un oficial de alta graduación sirio que había desertado a Turquía, y fue arrestado después por la inteligencia turca y entregado a Siria. Los partidarios en Turquía del derrocamiento de Assad protestaron por este acto, pero la realidad es que el desertor sirio se entregó a cambio del retorno de los soldados de Turquía capturados en territorio sirio.

El presidente Bashar al-Assad le dio un mensaje en fuertes términos a Annan este fin de semana, según informa el contacto sirio, en el sentido de que no va a haber negociaciones o reforma mientras haya grupos terroristas dentro del país. La fuente también informó sobre la sospecha generalizada del papel de Kofi Annan y la creencia de que lo que intenta Anna es salvar a algunos de los insurgentes dejándolos que abandonen Siria y se vayan a Líbano y Turquía. Sin embargo, esta idea de crear un refugio para terroristas en Líbano se ha topado con una cerrada oposición en el gobierno libanés; las autoridades libanesas han arrestado y retenido (en vez de regresarlos a Siria) a insurgentes sirios que huyeron hacia Líbano.

El centro de comando de los grupos armados no estaba en Bab Amro en Homs, de donde se retiraron recientemente los insurgentes, sino en Idlib y Jabal Azzawia, informa la fuente. Esta zona está sitiada por el ejército sirio, pero las fuerzas gubernamentales no quieren atacar la ciudad porque podría haber un derramamiento de sangre de civiles. Los terroristas tienen a los civiles como rehenes y escudos humanos, como está sucediendo actualmente en las afueras de Homs, en el antiguo fuerte llamado Qalat Al-Hisn. La evaluación de la fuente siria es que cuando se limpie Idlib de terroristas, concluirá toda operación militar de envergadura. Habrá grupos de terroristas pequeños dispersos por todo el país, pero su efecto será menor.