LaRouche: "Parece que el burdel se apoderó de las candidaturas republicanas"

29 de febrero de 2012

29 de febrero de 2012 — El imperio británico ha desplegado a sus piezas israelíes –-como los tarugos del primer ministro Bibi Netanyahu y el ministro de la Defensa Ehud Barak— para lanzar una embestida política en contra del general Martin Dempsey, Jefe del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, para que lo saquen de su puesto. Los británicos están furiosos con el general Dempsey y otros dentro de las fuerzas armadas de EU, porque han entorpecido la jugada británica para desatar una Tercera Guerra Mundial termonuclear mediante un ataque militar de Israel contra Irán.

Como lo señaló Lyndon LaRouche llanamente el 25 de febrero: "el general Dempsey y sus asociados son el único motivo de que todavía estén hoy con vida, cuando menos hasta ahora. Porque si no, la Tercera Guerra Mundial termonuclear ya hubiera estallado".

Pero algunos senadores del Partido Republicano y sus candidatos presidenciales se han estado atropellando unos a otros para correr a apoyar a los psicóticos de Netanyahu y Barak en contra del general Dempsey.

"Parece que el burdel se apoderó de las candidaturas republicanas", comentó con agudeza LaRouche el pasado martes 28. "Esos republicanos andan actuando como unos besaculos. Andan tratando de conseguir dinero para sus planecitos, buscando entre sus amigos dinero para la campaña, sin ninguna consideración de las consecuencias de su comportamiento en el mundo real".

El diario Wall Street Journal de ayer tiene un artículo firmado por Carla Lee y Jay Solomon titulado "EU contempla un nuevo mensaje sobre Irán", en el cual citan a "personas familiarizadas con las discusiones" entre Estados Unidos e Israel que dicen que Netanyahu está furioso con lo que dijo el general Demspey en el sentido de que Irán es "racional", y exige que Obama "aclare" el asunto, es decir, que saque a Dempsey. "Obama podría aprovechar el discurso del domingo ante el poderoso grupo de presión pro Israel [AIPAC] para definir de manera más clara la política de EU sobre la acción militar contra Irán adelantándose a su reunión del lunes con el Primer Ministro israelí Benjamin Netanyahu", dice el artículo del Journal.

"Los funcionarios israelíes se alarmaron en particular cuando el general Martin Dempsey, Jefe del Estado Mayor Conjunto, caracterizó a Irán como un 'actor racional' en una entrevista con CNN luego de una visita reciente a Israel", dice el artículo. Netanyahu tuvo un almuerzo la semana pasada para analizar con varios visitantes prominentes de Estados Unidos, como los senadores Lindsey Graham y John McCain, quienes salieron de ahí respaldando plenamente a Netanyahu. "Los israelíes están nerviosos", dijo Graham. "Ellos piensan que la administración está enviando la señal errónea, y yo también". McCain ijo que nunca había visto a Netanyahu "tan descontento. Estaba enojado. Y francamente, nunca había visto las relaciones estadounidense-israelíes en este punto".

El artículo del Wall Street Journal concluye luego con la línea de remate: La reunión del 5 de marzo entre Obama y Netanyahu "podría afectar no solamente el punto muerto con Irán, sino también la campaña del señor Obama para su reelección", dado que las tensiones entre EU e Israel —es decir, voces como las del general Dempsey— "generan inquietudes entre los judíos que apoyan al Presidente". Los candidatos presidenciales republicanos Romney, Santorum y Gingrich también van a hablar en la reunión del Comité de Relaciones Públicas Americano-Israelí (AIPAC) la próxima semana.

En otras palabras, los británicos le han puesto un precio a la cabeza del general Dempsey, que las prostitutas en ambos lados del espectro político se andan peleando por cobrar.