La nueva Constitución de Siria recibe 89% de los votos a favor

29 de febrero de 2012

29 de febrero de 2012.- Alrededor de un 89% de los sirios aprobaron una nueva constitución, propuesta por el presidente Bashar al-Assad, en el referendo del domingo 26 de febrero, dijo el lunes la televisora estatal. La participación en el referendo fue del 57.4%, dijo la misma fuente. Hubo menos votación en las zonas de Rukneddine y Barzeh, en donde ha habido recientemente manifestaciones antigubernamentales.

La nueva constitución le pone fin a más de cinco décadas de gobierno de partido único, el partido Ba'ath, e introduce un límite de dos períodos presidenciales de siete años cada uno. Sin embargo, la reforma solo se haría efectiva al final del período presidencial de Bashar al-Assad, que concluye el 2014.

A diferencia de Alemania y los países occidentales que están aliados con la diversa oposición siria, que calificaron el referendo de "una farsa", Rusia le dio la bienvenida a la convocatoria de un referendo constitucional por parte de Siria que le pusiera fin al monopolio en el poder del Partido Ba'ath en el país. "Yo creo que quienes ven esto como un movimiento hacia la democracia están correctos. El fin de una posición de monopolio por parte de un solo partido en el sistema político tiene que ser bien recibido" dijo en conferencia de prensa con diplomáticos de Myanmar el Ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov.

Las dos agrupaciones principales de grupos de oposición, el Consejo Nacional Sirio y el Organismo Coordinador Nacional por el Cambio Democrático en Siria, hicieron un llamado a boicotearlo. Otros grupos convocaron a huelga general.

A pesar del llamado a boicotearlo, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia destacó que el porcentaje de participación electoral prueba que "la influencia de estos grupos de oposición que hicieron llamados a boicotear el referendo es restringida y no les da el derecho de exclusividad para hablar a nombre de la población siria". Una declaración del ministerio explica que el referendo "es un paso importante en el camino de las reformas que inició el gobierno sirio hacia un estado democrático moderno y hacia una nueva Siria".