Un asesor cercano a la presidenta Kirchner muere bajo circunstancias sospechosas

22 de diciembre de 2011

22 de diciembre de 2011 — Ivan Heyn, el Subsecretario de Comercio Exterior argentino y asesor económico de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, fue encontrado muerto en su cuarto de hotel en Montevideo, Uruguay, la tarde del 20 de diciembre, y según trascendió existe la posibilidad de que haya sido un suicidio. Sin embargo, las circunstancias que rodean su muerte son muy sospechosas, ya que no hay motivo aparente, y el joven economista había sido visto sólo horas antes de excelente humor, riendo y bromeando con compañeros, y esperando continuar las discusiones en la reunión de jefes de Estado del Mercosur, en donde participaba como miembro de la delegación argentina. Heyn había sido nombrado en su cargo sólo diez días antes por la presidenta Fernández de Kirchner.

Nada se ha confirmado de manera oficial sobre la causa de la muerte de Heyn. La policía uruguaya todavía está investigando, y los funcionarios de gobierno argentino se abstuvieron de formular especulaciones. Algunos medios argentinos y fuentes de inteligencia hacen la hipótesis, sin embargo, de que el joven economista, quien era uno de los asesores más cercanos a Cristina de Kirchner sobre política económica, como también muy cercano al hijo de la presidenta, Máximo Kirchner (ambos eran militantes en el grupo peronista La Cámpora) fue asesinado para "enviar un mensaje" a la presidenta Fernández de Kirchner.

La firme defensa de la líder argentina al bienestar general de todos los argentinos y a los intereses nacionales de su país son causa constante de irritación para Wall Street y la City de Londres, a cuya oligarquía financiera destructiva nada le gustaría más que verla "eliminada". Recuerden también, que voceros de los grupos de presión sionista, sin mencionar a Barack "Nerón" Obama, han estado atacando recientemente a Fernández de Kirchner con el tema de Irán, acusándola de ser "suave" con Teherán, y advirtiéndole que mejor se ponga en línea con la escalada bélica hacia la Tercera Guerra Mundial, o que enfrente las consecuencias.

Héctor Alderete, un ex agente del servicio de inteligencia argentino SIDE, y fundador de la agencia de noticias Seprin, normalmente contraria a Kirchner, escribió ayer que hay razones para sospechar sobre la hipótesis de asesinato, dada la membresía de Heyn en La Cámpora y el hecho de que "tenía el apoyo y amistad de la presidenta". Más aún, Cristina acaba de tomar mediadas que afectan a compañías poderosas, e intereses económicos y políticos. Por razones obvias, el gobierno no lo llamará asesinato, escribió Alderete, pero si lo fuera "el mensaje está claro: el gobierno no puede hacer lo que quiere sin medir las consecuencias de sus actos. Y esto podría ser sólo el comienzo". Además informa que fuentes de inteligencia e investigadores consultadas tienden hacia la hipótesis del asesinato.

Fernández se afectó profundamente por la noticia de la muerte de Heyn y tuvo que salir de las deliberaciones de la reunión del Mercosur para ser atendida por su médico personal. Al rendirle homenaje ayer durante un discurso en la provincia de Buenos Aires, Fernández dijo que Heyn era como un hijo para ella, tal como lo son tantos jóvenes que se volvieron activos políticamente en los últimos años. El fue un "militante incansable" y un "brillante economista", que se había distanciado de las políticas monetaristas destructivas "que le han hecho tanto daño a la política y al país". Añadió que seguirá defendiendo su modelo económico y "sirviendo como un soldado" en defensa de los 40 millones de argentinos.