Los británicos maniobran para sabotear la iniciativa de Rusia para evitar la guerra con Siria

21 de diciembre de 2011

21 de diciembre de 2011 — Agentes británicos se están moviendo para poner a Siria de nuevo en el límite, luego de que el viernes pasado Rusia hiciera una intervención estratégica –-con el respaldo de China, de India y otros países—- que desbarataron las maquinaciones británicas para repetir en Siria la operación que hicieron a Libia.

* El líder del grupo rebelde Consejo Nacional Sirio (CNS), Burhan Ghalioun, denunció que el plan de la Liga Árabe para enviar observadores a Siria –- el cual aceptó el Gobierno sirio bajo recomendaciones de Rusia-– es una estratagema para ganar tiempo, y amenazó que si el gobierno de Assad continúa reprimiendo a la oposición, el CNS pediría una intervención militar "árabe" en Siria.

* Del mismo modo, las naciones del Consejo de Cooperación del Golfo, controlado por los sauditas, concluyó su reunión cumbre anual, que se llevó a cabo en Riyadh, con un belicoso llamado para que Siria "detenga de inmediato su maquinaria asesina... ponga fin al derramamiento de sangre, elimine todas las muestras de un conflicto armado y libere a los prisioneros, como un primer paso para que se implemente el protocolo [árabe] ".

* El Gobierno de Obama utilizó hoy a la vocera del Departamento de Estado, Victoria Nuland, para reiterar que Estados Unidos no aceptará nada menos que un cambio de régimen en Siria: "Déjenme ser bien clara a nombre de Estados Unidos [sic]. Seguimos creyendo que Assad tiene que hacerse a un lado, que Siria no puede progresar con él como jefe del Gobierno. Y estamos muy preocupados por las tácticas dilatorias que hay al respecto. Siempre hemos estado preocupados por eso, razón por la cual queremos ver que estos observadores... comiencen su despliegue para el final de la semana y que para mediados de enero esté terminado".

Nuland se rehusó en dos oportunidades a pedir a los "militantes armados" que detuvieran su guerra contra el ejército sirio –-un punto central de la propuesta rusa—- y en vez de esto recalcó que el Gobierno de Obama tiene una política de dos pistas: continuar trabajando sobre una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, y al mismo tiempo "probar a ver si los sirios son serios en la implementación de sus compromisos".