Rusia y China rechazan la manipulación de los "derechos humanos" como pretexto para desatar la guerra en Siria ...

15 de diciembre de 2011

Rusia y China rechazan la manipulación de los "derechos humanos" como pretexto para desatar la guerra en Siria que promueve el aparato de guerra británico

14 de diciembre de 2011 –-El pasado lunes 12 se llevó a cabo una operación acorde con el juego sucio imperial británico, para tratar de instigar una acción del Consejo de Seguridad de la ONU en contra de las supuestas violaciones a los derechos humanos por parte de Siria, e incluso se pretendió condenar a los servicios de seguridad del gobierno del presidente de Siria, Bashar al Assad, para enjuiciarlos ante el Tribunal Penal Internacional por "violaciones graves" a los derechos civiles. Este intento típico de tratar de allanar el camino al cambio de régimen por la fuerza en Siria —la mecha más corta hacia una guerra nuclear mundial— fue contrarrestado por Rusia y China, y rechazado por Siria. Ya el pasado 4 de diciembre Rusia Y China habían vetado la pretendida resolución del Consejo de Seguridad de la ONU en contra de Assad.

Los principales involucrados en la operación de ayer incluyen a la Alta Comisionada para los Derechos Humanos, Navi Pillay, y al embajador de Gran Bretaña en la ONU, Mark Lyall Grant, quien propuso "una gama de acciones" contra Siria. La embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Susan Rice, una sirvienta furibunda de la cancillería británica, dijo en un mensaje de Twiter: "El mundo está empezando a vincular su rechazo a la represión en Siria con pasos concretos para ponerle fin. Ya es tiempo de que el Consejo de Seguridad de la ONU haga lo mismo".

Pillay dio un informe al Consejo de Seguridad done acusó al gobierno de Assad de terrorismo y violencia contra sus ciudadanos disidentes. Por su parte, la agencia noticiosa china Xinhua, le corrigió esa apreciación aportando informes sobre lo que realmente esta sucediendo en Siria, que son acciones instigadas de terrorismo contra el gobierno y contra la población. Rusia y China insisten en que Siria y los gobiernos de la región deben sostener un dialogo para resolver la situación por ellos mismos sin la intervención ni las armas del exterior. El embajador ruso ante la ONU, Vitali Churkin, le dijo ayer a los periodistas en Nueva York, que "se debe dar marcha atrás a este empuje hacia la guerra civil. Hemos visto que algunos miembros claves del Consejo de Seguridad han acelerado el paso para adoptar una modalidad de cambio de régimen. Nosotros pensamos que eso es muy peligroso".

La cobertura que dio la agencia Xinhua sobre los discursos de la reunión del Consejo de seguridad de la ONU del 12 de diciembre, señala que "Rusia, un aliado decisivo de Siria, dijo este lunes que 'la única manera de resolver la situación en Siria es mediante un proceso político conducido por Siria', lo cual quiere decir un esfuerzo conjunto de todas las partes en ese país del Medio Oriente para ponerle fin a la actual crisis política mediante el diálogo".

Por separado, el ministro ruso de Relaciones Exteriores, Sergei Lavrov, dijo que era "inmoral" por parte de occidente acusar a Moscu de bloquear la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, mientras que se rehúsan a presionar a "los extremistas armados" a que desistan.