Recetas mortales del Obamacare: escasez de medicamentos restringe ahora el sistema de salud

15 de julio de 2011

14 de julio de 2011 — En el 2010, hubo una escasez récord en el número de medicamentos (178) en Estados Unidos, una situación que se ha agravado al punto tal que la mayoría de los hospitales de EU están delimitando ahora el uso de las medicinas anticancerígenas, vitales para salvar vidas, y otros medicamentos de cuidados críticos. Otras medicinas —desde antiveneno de víboras, hasta vacunas— igualmente escasean o no se reabastecen con regularidad.

Un estudio dado a conocer ayer informa que 80 por ciento de 820 hospitales de todo el país, han tenido que demorar tratamientos debido a la escasez de medicinas, y un 70 por ciento se han visto forzados a recurrir a medicamentos sustitutos menos efectivos par poder tratar a los pacientes.

Esta crisis deriva directamente de la consolidación desbocada y la falta de regulación de los carteles farmacéuticos en los últimos años, que son parte del sistema monetarista globalista –que ahora se desmorona— la parte encargada de controlar los bienes más necesarios. Por esta razón, con George W. Bush, se produjo el escándalo de las vacunas contra la influenza, que incluyó falta de abasto y contaminación; ahora con el Obamasalud, la crisis es mucho peor.

La Asociación Americana de Hospitales llevó a cabo el estudio de 820 hospitales y ayer lo dio a conocer en el Capitol Hill, para tratar de que se aprobara una legislación rápidamente que le haga frente al desastre. Entre las historias de horror ahora comunes, se cuentan:

* Dos terceras partes de los hospitales reportan escasez en las drogas para la quimioterapia contra el cáncer.

* Noventa por ciento de los hospitales reportan escasez de anestesia y otros medicamentos para las cirugías y de drogas para los cuidados de emergencia.

* La mayor escasez en el 2010 fue de la droga Succinylcoline, que se usa en el procedimiento de insertar tubos de respiración en las vías respiratorias de los pacientes.

Los técnicos y los farmaceutas de los hospitales, solo para buscar por todas partes y resolver los problemas de drogas, se gastan 17 horas adicionales a la semana, según un nuevo estudio por separado de la Sociedad Americana de Farmacéuticos del Sistema de Salud.

La mayoría de los problemas de escasez tiene que ver con medicamentos genéricos más antiguos, que normalmente se administran vía intravenosa o jeringa. Estas incluyen medicamentos para la quimioterapia contra el cáncer, antibióticos para tratar infecciones y medicamentos nutricionales para pacientes que no pueden ingerir alimentos. Para los grandes carteles farmacéuticos como Sandoz/Novartis Ag y otros no hay "ganancia" en producir y distribuir estos medicamentos. Este es el principio de acción de Londres y Obama, apoyado también por los lunáticos "librecambistas" de toda ralea.

Para agregarle a la crisis, para el 1 de julio, ningún hospital recibirá ningún pago de los Centros Federales de Medicare y Medicaid por tratar un paciente en Medicaid, si sucede que ese paciente adquiere una infección mientras está hospitalizado, o sufre de alguna otra "falla" hospitalaria designada CMS. Esta es la Obamasalud en acción: matar a la gente y cerrar hospitales.

Además de los hospitales, los doctores y las autoridades de salud pública están sonando la alarma. Por ejemplo, hay escasez de vacunas para el herpes (la enfermedad neurológica viral que produce un resurgimiento geriátrico de la varicela infantil), que afecta a un millón de norteamericanos y puede causar daños permanentes. La vacuna Zostavax, patentada por Merck, fue aprobada hace cinco años por la Food and Drug Administration (FDA), y se aconseja para todas las persona de 60 años y mayores, que son las más vulnerables. En marzo, la FDA la aprobó para personas de 50 y mayores. Pero nunca ha habido suficiente vacunas para ningún grupo de ninguna edad. En el 2009 (el último estudio disponible) solo un 10 por ciento de los adultos de 60 y mayores estaban vacunados.

Por consiguiente, los Centros para la Prevención y Control de Enfermedades (CDC) y el Servicio Nacional de Salud Pública se han restringido de lanzar una campaña para promover la vacunación contra el herpes porque con la economía de la Obamsalud, Merck no abastece de los suficientes medicamentos. "No ha habido ni un solo año, desde que se le dio la licencia en el 2006, en que no haya habido un problema de abasto" dijo el epidemiólogo del CDC Dr. Rafael Harpaz.