Argentina sabe: la austeridad en Grecia "va a matar al paciente"

9 de julio de 2011

9 de julio de 2011 — Cuando uno ve la austeridad salvaje que le están imponiendo a Grecia, "uno duda si realmente hay tanta inteligencia en los economistas", dijo la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner en un discurso que dio el 1 de julio en Buenos Aires.

Fernández habló desde el Palacio Presidencial, y señaló que "Es curioso... habiendo visto al paciente con los mismos síntomas y la misma patología [que Argentina] y se quiere aplicar el mismo remedio que mató al enfermo... me hace cuestionar la pretendida racionalidad de los economistas". Agregó que durante años, los "expertos" impusieron políticas neoliberales sobre Argentina, acabando con los empleos, desindustrializando al país y creando una enorme carga de deuda que finalmente explotó con el incumplimiento del 2001 y la reestructuración subsecuente".

Para resolver la crisis actual, señaló Fernández, se va a requerir alejarse de los "esquemas tradicionales". "Cuanto más se demore el abordaje del problema que afecta a Grecia y a otros países europeos, más terribles serán las consecuencias, como ocurrió en Argentina", advirtió. Tarde o temprano, agregó, habrá una reestructuración de la deuda de Grecia. "Si uno examina las tesis del liberalismo, ve que una de las claves del capitalismo está en el consumo... Todas las recetas que se quieren aplicar para resolver esta crisis suponen una restricción del consumo, algo que afecta a los sectores más vulnerables y por esta vía, indefectiblemente a toda la economía... Si quieres forzarla a la población para que deje de comer, por supuesto que va a reaccionar".

Fernández explicó que el 75% de recorte que tuvieron que aceptar los tenedores de bonos de Argentina en la reestructuración del 2005, fue necesaria porque la prioridad para Argentina era crecer, reindustrializarse, fortalecer su mercado interno y crear empleos. Los fondos buitres chillaron que "no era ético" no pagar la totalidad de lo que se debía, pero Argentina respondió que "tampoco es ético" que los depredadores financieros "apliquen tasas de interés usureras".