A diferencia de Obama, el presidente francés Sarkozy convoca al parlamento francés para que apruebe la continuación de la guerra

22 de junio de 2011

A diferencia de Obama, el presidente francés Sarkozy convoca al parlamento francés para que apruebe la continuación de la guerra en Libia

22 de junio de 2011 — El Journal Officiel de Francia informó que el presidente Nicolás Sarkozy ha convocado al parlamento francés (Asamblea Nacional y Senado) a una sesión extraordinaria, programada para entre el 1 y el 13 de julio.

Entre muchos otros asuntos, se va a someter a votación la participación de Francia en la intervención de la OTAN en Libia después de un debate en el parlamento el 12 de julio, anunció hoy el presidente de la Asamblea Nacional, Bernard Accoyer.

Con el fuerte olor a un Watergate II flotando sobre el Atlántico, parece que Sarkozy está aterrorizado de que él también pueda ser sujeto de juicio político. El artículo 35 de la Constitución de la Quinta República de 1958 de Charles de Gaulle plantea que "si la duración de la intervención militar excede los cuatro meses, el gobierno tiene que someter la extensión a la autorización del Parlamento". En caso de que haya un desacuerdo entre la Asamblea Nacional y el Senado, el gobierno "le puede pedir a la Asamblea Nacional que sea la que tome la decisión de último recurso".

A sabiendas o no, Sarkozy está arrojando una granada de mano al campo de Obama. Al convocar al Parlamento francés para que apruebe la extensión de la guerra significa, por supuesto, que reconoce el hecho de que las operaciones militares actuales no tienen nada que ver con ningún tipo de operación humanitaria.