¿Intenta Obama excluir la doctrina de guerra perpetua por "intervención humanitaria" de la Ley de Poderes de Guerra?

18 de junio de 2011

18 de junio de 2011 — Tanto las fuentes públicas como las fuentes de inteligencia de EIR han sugerido que lo que pretende hacer el Presidente Obama, al negarse a acatar la Resolución de Poderes de Guerra y solicitar autorización del Congreso para la guerra contra Libia, es eximir las "intervenciones humanitarias" autorizadas por la ONU del requerimiento constitucional de que solo el Congreso de Estados Unidos puede declarar la guerra. También conocida como la "Responsabilidad para proteger" o"RP2" la dizque intervención humanitaria es una doctrina patrocinada por Soros, una doctrina del imperio británico para fomentar la guerra perpetua y la abolición de las soberanías nacionales. (Ver EIR 6 de mayo de 2011)

Jack Goldsmith, quien renunció en el 2004 a la Oficina del Asesor Jurídico (el despacho del Departamento de Justicia que funciona como asesor jurídico del Presidente y toda la rama Ejecutiva) de la Casa Blanca en protesta por la política de guerra y de torturas de Bush y Cheney, afirma exactamente esto en el blog "Lawfare", donde señala que el argumento que presentó la Casa Blanca en el memorándum del 15 de junio al presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, se sugiere que "el gobierno está creando un principio de poderes de guerra presidenciales unilaterales, para las intervenciones patrocinadas por la ONU a una distancia prudente" —esto último en referencia al uso de aviones teledirigidos, cohetes etc., en vez de tropas de combate en el terreno. Esta doctrina tenderá a favorecer las intervenciones "humanitarias" en vez de las "intervenciones por seguridad nacional", esto último en referencia a las intervenciones en respuesta a una amenaza directa a la seguridad de EU, lo que Libia decididamente no lo es. Esta campaña para hacer una excepción de las "guerras humanitarias patrocinadas por la ONU", destaca Goldsmith, "encaja con los compromisos y preferencias de algunos de los asesores más altos de Obama". No necesita mencionar nombres; todo mundo sabe que los primeros en esa lista son los que ya ha citado la EIR: la asesora de la Casa Blanca, Samantha Power y la embajadora de EU ante la ONU, Susan Rice.