No todos en América del Sur aceptan la edad de las tinieblas orquestada por los británicos

22 de marzo de 2011

21 de marzo de 2011 (LPAC) — Funcionarios de Argentina Brasil y Chile reafirmaron su intención de continuar sus respectivos programas de energía nuclear, como estaban planeados, a pesar de que el tsunami de mentiras de la propaganda británica ha inundado todo con una supuesta "crisis nuclear japonesa".

Argentina y Brasil están trabajando cada uno en la construcción de nuevas plantas nucleares, y acaban de formalizar un programa para desarrollar conjuntamente dos reactores de investigación en cada país. Chile no tiene ninguna planta de energía nuclear, pero está considerando avanzar en esa dirección, y esta semana firmó un Memorándum de Entendimiento sobre cooperación nuclear con Estados Unidos, después de haber firmado acuerdos de entrenamiento nuclear similares con Francia y Argentina. El presidente chileno Sebastian Piñera informó el 16 de marzo que "Chile necesita aprender sobre la energía nuclear", dado que necesita duplicar su producción energética en los próximos diez años.

No así el presidente venezolano Hugo Chávez, quien el 15 de marzo se tomó un receso de la campaña que acaba de iniciar en contra de los implantes de seno, para denunciar la energía nuclear como "algo extremadamente riesgoso y peligroso para todo el mundo". Chávez agregó que congelaría los planes de Venezuela para construir su primer planta de energía nuclear, establecidos en el acuerdo firmado con Rusia en el 2010.

Para no quedarse atrás, el presidente colombiano Juan Manuel Santos elogió la decisión de Chávez e insistió en que otros países deben seguir el ejemplo. Santos dijo que Japón era "una llamada de alerta para todos los países que usan ese tipo de energía, que es extremadamente sensible a los errores humanos o los desastres naturales", en su discurso del 16 de marzo a la conferencia de Bogotá "Pensemos verde: la estrategia económica para el Siglo XXI" en donde el orador más grande (grande de verdad, verdad) fue el defraudador de fondos especulativos británicos, Al Gore. En un despliegue desvergonzado de ignorancia crasa de ese graduado de la London School of Economics, Santos se explayó sobre cómo "no solo nos tenemos que preparar para enfrentar el cambio climático sino que también nos tenemos que concentrar en evitar otros desastres que provoca la acción del hombre, en su competencia tecnológica".

Al día siguiente, el presidente Santos le hizo un llamado a todos los colombianos para que se unan a su gobierno a participar en la campaña del Fondo Mundial para la Vida Silvestre (WWF) del príncipe Felipe, en la nueva campaña de lavado cerebral de la era de tinieblas, para apagar la electricidad por una hora a nivel mundial la próxima semana, la llamada "Hora del Planeta" de la monarquía británica. Santos ignoró el hecho de que todavía hoy para muchos colombianos, vivir sin electricidad es parte de su miseria de todo el año.