Rachel Brown: "Tiempo de una revolución"

2 de febrero de 2011

29 de enero de 2011 — Rachel Brown, retadora del tristemente célebre "Rescates" Barney Frank en las primarias demócratas para las elecciones intermedias del 2010, emitió la siguiente declaración con relación al informe de la Comisión Investigadora de la Crisis Financiera (FCIC por siglas en inglés) dado a conocer recientemente:

Boston, MA. 28 de enero de 2011 - El informe de la FCIC dado a conocer recientemente, concluye muchas cosas que son totalmente ciertas sobre el estallido del mercado financiero de 2008, y por lo tanto es una denuncia a tiempo y bien recibida, sobre la naturaleza criminal de la formulación política de los últimos 30 años y pico; pero lo que omite el informe, como son las soluciones para deshacernos de esta crisis, es con mucho, mucho más importante. La otra omisión, si bien implícita a través de todo el informe, es probablemente lo más ostentoso: que Lyndon LaRouche estuvo, y está, en lo correcto sobre la naturaleza real de este sistema monetarista imperial.

El punto central de este informe es que lo que permitió que ocurriera la crisis fue la desregulación del sistema financiero, en especial bajo el ex presidente de la Reserva Federal Alan Greenspan, y que los permanentes rescates, que continúan, impuestos tanto por el presidente Bush como por el presidente Obama, y forzada su aprobación por agentes como Barney Frank y Chris Dodd, fueron criminalmente incompetentes. Es público y notorio que LaRouche, por décadas, estuvo advirtiendo no solo que la creación de una economía de casino no regulada llevaría a una crisis como esta, sino que propuso las soluciones para hacerle frente. No solo advirtió en contra de las políticas traidoras de rescates, sino que presentó las políticas alternativas, como la muy popular Ley de Protección a la Banca y los Propietarios de Vivienda del 2007, como alternativas viables, solo para que 'Rescates' Barney las matara.

- Sus conclusiones -

¿Cómo podemos continuar pasando esto por alto, mientras marchamos en filas cerradas, como lemmings, hacia planes de una edad de tinieblas, con los rescates financieros, los recortes, fascismo y muerte?"

En el informe de la FCIC, catalogan todas las acciones, que a través de las últimas décadas, llevaron a este desplome. Culpan a los capitanes de las finanzas y de la administración pública, quienes actuaron para proteger y apuntalar esta burbuja de casino internacional, ignorando las advertencias y sin entender la naturaleza del monstruo de la deuda que ellos estaban creando. El informe concluye parafraseando a Shakespeare, diciendo: la falla no reside en las estrellas, sino en nosotros.

Cualquier ciudadano de nuestra nación pudiera entonces preguntarse: ¿Por qué no se escucharon estas advertencias? ¿Por qué continuaron los Barney Franks, Henry Paulsons, y Alan Greenspans cometiendo exactamente los mismos errores, mientras que LaRouche estuvo en lo correcto todo el tiempo? Bueno, es simple, !porque estos secuaces desde hace mucho que son propiedad del Imperio Británico! Barney Frank ha sido un títere de las finanzas de Londres y Wall Street desde hace décadas, haciendo diligentemente lo que le dicen como miembro electo de la Cámara de Representantes. El ex secretario del Tesoro Henry Paulson era el director del banco de inversiones Goldman Sachs, al cual protegió con rescates del dinero de los contribuyentes, desde su puesto en el Tesoro. Alan Greenspan es propiedad de J. P. Morgan, y otros intereses británicos. Y lograron imponer los rescates porque la población patriota que sabía la verdad, presa del miedo no hizo nada, y debido a esa inacción, las soluciones de LaRouche no se discutieron nacionalmente. Y encima de esto, esos mismos intereses imperiales todavía siguen controlando nuestra nación a través del gobierno fascista de Obama y la Reserva Federal de Bernanke".

Quizás la paráfrasis de Shakespeare no fue suficiente. En el Acto 1, Escena II de Julio César, Shakespeare escribe estas líneas para Casio:

"La falla, querido Bruto, no está en nuestras estrellas.

Sino en nosotros, que somos subordinados"

- Dejemos de ser subordinados -

La cuestión de la Ley Glass-Steagall está completamente sobre la mesa, y no en la forma de un proyecto de ley bancario con un millón de lagunas, sino la ley que se propuso originalmente en la época de Franklin Roosevelt para castigar a los tahúres financieros y volver a tener un terreno firme con el propósito de reconstruir nuestra nación. Esta reconstrucción va a requerir de una enormidad de crédito público, en la forma de la creación de millones de empleos para construir nuevas plataformas de desarrollo para la ciencia, la tecnología, el transporte, la gestión de aguas y energía nuclear, para nuestra generación y las generaciones futuras, lo cual solo se puede alcanzar mediante la movilización de la Alianza Hidráulica y Energética de Norteamérica (NAWAPA). Sin embargo, la plataforma del NAWAPA es la Glass-Steagall, como las precondiciones de política económica para el desarrollo de nuestra ciudadanía. Esta pelea todavía se está dando ahora mismo, mientras hablamos. Únanse a mi y a LaRouche PAC, para hacer esta gran revolución, ahora que todavía tenemos una nación que salvar".

Rachel Brown - Candidata demócrata larouchista

al Congreso por Massachussets