El informe de Angelides destaca que la abrogación de la Glass Steagall ocasionó el crac financiero; banqueros histéricos

29 de enero de 2011

El informe de Angelides destaca que la abrogación de la Glass Steagall ocasionó el crac financiero; los banqueros se ponen histéricos

28 de enero de 2011 (LPAC) — Sin llegar a la conclusión obvia —la necesidad urgente de restablecer la ley Glass-Steagall de 1933 de Franklin Roosevelt— el informe de la Comisión Investigadora de la Crisis Financiera (FCIC, por sus siglas en inglés) que preside Philip Angelides, si destaca la importancia que tuvo en el desplome financiero el haber socavado y finalmente abrogado la Glass-Steagall.

En la parte II del informe, titulado "Montando el escenario", el informe hace una crónica del surgimiento del sistema bancario a la sombra, paralelo al sistema bancario mercantil, y cómo la desregulación permitió la fusión y la enorme extensión de esas instituciones hasta el punto del desplome en 2007-2208. Cita la aprobación en 1933 de la Ley Glass-Steagall para desincentivar la toma de riesgos excesivos en el sistema financiero, y las presiones de Wall Street, del presidente de la Reserva Federal Alan Greenspan y del Deparamento del Tesoro, sobre el Congreso de EU en los 1980 y 1990, para anular la ley de Franklin Roosverlt; y cómo, después de años de recortarle partes a las restricciones y regulaciones bancarias, la fusión Citibank-Travelers desató la abrogación de lo que quedaba de la Glass-Steagall, a través de la Ley Gramm-Leach-Bliley de 1999. Asimismo, el informe relata que Sandy Weil del Citigroup colgó una placa en su oficina con su retrato y el letrero: "Destrozador de Glass-Steagall".

El capítulo sobre la desregulación concluye citando al exsecretario John Snow, en una de las declaraciones más subestimadas de la década: "Tenemos muchas más deuda de la que teníamos, lo que significa que tenemos un sector financiero mucho más grande. Yo creo que exageramos las finanzas versus la economía real...".

Los dos informes que disienten, provenientes de los cuatros miembros republicanos de la FCIS (de las 10 personas que componen la comisión), niegan explícitamente que la causa de la crisis haya sido la abrogación de la Glass-Steagall; la declaración firmada por tres de los disidentes afirma que "la remoción del cortafuegos Glass-Steagall" no fue"una causa significativa" de la crisis. Peter Wallison del American Enterprise Institute dice abiertamente: "La abrogación de una parte de la Ley Glass-Steagall, citada con frecuencia como un ejemplo de desregulación, no tuvo ningún papel en la crisis financiera".

Como era predecible, la mayor parte de los medios de comunicación pasan por alto la cuestión de la Glass-Steagall (identificada como esta con LaRouche), y pintan el informe de la comisión y las disensiones simplemente como otro caso de disputas partidistas.

Sin embargo, el Wall Street Journal le dio un ataque apoplético en su editorial principal, diciendo que el informe es igual a decir que "fueron los banqueros malvados", lo que Lyndon LaRouche consideró una aseveración precisa. El Urinal despotrica contra el informe por culpar de la crisis a "más de 30 años de desregulación y depender de la auto regulación", y por señalar en particular las transacciones directas de los derivados y CDS.

El Wall Street también está alarmado por el hecho de que la comisión ha puesto los documentos de la investigación en Internet, muchos de los cuales son documentos internos y comunicados de estos buitres, por temor a que estos puedan aportar carne de cañon para demandas legales de acción popular. Angelides prometió que la comisión va subir más cosas a Internet, incluyendo los documentos de la investigación y los hallazgos, audios y transcripciones. El New York Times destaca que ya se dieron a conocer 1,200 documentos de respaldo en el sitio electrónico del panel; y que hay 700 documentos más y unas 300 transcripciones de audios de entrevistas, listas a subirse al sitio antes de que expire el mandato de la comisión el 13 de febrero.

Los miembros de la comisión, entrevistados el jueves, indicaron que de ninguna forma se acabó ya la crisis, y que todavía tienen que abordarse los problemas que ellos identificaron. Esto por supuesto, deja a Obama en una situación muy vulnerable, dado que él continua las mismas políticas que dieron origen a la crisis en primer lugar.

El diario londinense Guardian cita al miembro de la comisión Byron Gerogiou diciendo: "Nuestro sistema financiero actual no es muy diferente actualmente de lo que era cuando llevó al estallido del 2007... sería negligente sugerir que cualquier falla que hemos destapado" se puede remediar con la dizque reforma financiera de Dodd-Frank.