La gran estafa climática de Obama, de Londres a Chicago: los pedos de un billón de dólares

2 de may de 2010

1 de mayo de 2010 (LPAC) — La legislación sobre el fraude climático que ahora promueve el presidente Obama le aportaría billones de dólares en saqueo a una pandilla de especuladores cuyo instrumento central, el mercado climático de Chicago (CCX, por sus siglas en inglés), fue iniciado personalmente por Obama.

Cuando Obama era senador estatal de Illinois, en el 2000-2001 se las ingenió para que unas fundaciones privadas financiaran el lanzamiento del plan del mercado climático, cuyos beneficiarios británicos, de Wall Street y de Chicago, lo promovieron rápidamente para el senado de EU y la Casa Blanca.

Bajo el programa de "tope y permuta" o cualquier otro programa similar, se harían apuestas (llamadas inversiones) y se venderían derivados financieros, a través del mercado climático, sobre la cantidad de dióxido de carbono que dejan de emitir diversas entidades. ["tope y permuta" se refiere al "tope" máximo de dióxido de carbono que se permitiría emitir, y la "permuta" se refiere a un documento con el valor de una inversión en algún programa ecológico que se vendería para permitir a una entidad emitir más emisiones que las fijadas como tope].

Los actores principales con Obama en esta empresa son el imperio británico y sus aliados operativos estadounidenses, como por ejemplo:

* Al Gore, el ex vicepresidente que ahora ya anda entre los multimillonarios que se han crecido con esta estafa y otras relacionadas;

* Maurice Strong, el estratega genocida maltusiano del imperio británico;

* Goldman Sachs, que ahora pudiera estar enfrentado cargos penales por saqueo mundial;

* Fannie Mae, la institución hipotecaria federal que sirvió de instrumento para provocar el estallido financiero a nivel mundial y

* los estrategas financieros de Chicago que inventaron los derivados financieros e instrumentos similares para mutilar y saquear la economía.

Obama crea una compañía británica

La Fundación Joyce con sede en Chicago fue un boleto al poder para Barack Obama.

Contando con el político del momento, el senador estatal Obama, en su junta de directores, la fundación Joyce aportó $347,000 dólares (en 2000) y $760,000 (en 2001) para "el inicio, creación, factibilidad y diseño de la CCX", según la historia que se publica en el sitio electrónico del Mercado Climático.

Thierry Meyssan de la revista francesa Reseau Voltaire, informa que Obama personalmente redactó los protocolos y estatutos del Mercado Climático de Chicago, actuando como abogado y administrador de la Fundación Joyce.

En el 2002 el puesto de Obama en la junta directiva de Joyce se transfirió a Valerie Jarrett y desde entonces ella se ha encargado de las relaciones de Obama con los oligarcas patrocinadores de Chicago.

El Mercado Climático de Chicago fue creado como una compañía privada británica (LLC), para ser administrada desde Londres.

El mercado es invento de Richard Sandor, conocido como "el señor de los derivados" y el "principal arquitecto de los mercados de futuros de tasas de interés".

El dinero de Joyce se fue directo a Sandor, quien se convirtió en el presidente del Mercado. En su calidad de economista en jefe de la Lonja de Chicago a principios de los 1970, Richard Sander y otros fanáticos monetaristas convirtieron la Lonja de Chicago en una agencia central global de la especulación financiera parasítica de Londres que iba a reemplazar a la economía industrial avanzada. Leslie Rosenthal, otro de los estrategas con derivados y ex presidenta de la Lonja de Chicago, es directora del Mercadio Climático de Chicago ahora.

Blood and Gore (Sangre y Cuágulos) en Londres

El Mercado Climático de Chicago empezó a funcionar en el 2003.

El ex vicepresidente de EU, Al Gore, promovió la venta de acciones CXX entre los inversionistas británicos.

En el 2004, Gore y el ejecutivo de Goldman Sachs, David Blood, crearon un banco en Londres, llamado Generation Investment Management. El banco Gore en Londres compró 10% de las acciones de CXX.

David Blood atrajo a otros ejecutivos especuladores claves de Goldman Sachs al Banco de Gore. Después el mismo Goldman Sachs compró hasta un 19% del Mercado Climático de Chicago.

David Blood trabajó después a londinenses adinerados para que financiaran la campaña presidencial de Obama en el 2008.

El mentor de Al Gore, el canadiense Maurice Strong, es uno de los directores del Mercado Climático de Chicago. A principios de los 1970, Strong en su calidad de representante de la familia real británica, del Fondo Mundial para la Vida Silvestre y de la familia Rockefeller, organizó la cumbre del medio ambiente de Estocolmo en 1972 para las Naciones Unidas. Subsecuentemente se promovió el fraude del calentamiento global utilizando el aparato de Strong en las Naciones Unidas, y el protegido de Strong, Al Gore. El subalterno de Strong en las inversiones, Peter Knight, se convirtió en un ejecutivo alto del banco de Londres de Al Gore, copropietario del "tope y permuta" Mercado Climático de Chicago.

Obama cuenta ahora con el aparato de la ONU creado por Strong como la fuerza que promueva a nivel mundial la estafa multibillonaria en dólares de "tope y permuta".

Y el equipo de Strong dentro de la junta directiva del Mercado Climático de Chicago incluye estos directores de CCX:

Rajenra Pachauri, el notorio dirigente del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático de la ONU, que pescaron con las manos en la masa falsificando información; Elizabeth Dowdeswell, ex directora del Programa de la ONU para el Medio Ambiente; Michael Jammit Cutajar, ex director de la Convención Marco para el Cambio Climático de la ONU; y Thomas Lovejoy, ex vicepresidente ejecutivo del Fondo Mundial para la Vida Silvestre y asesor sobre ciencia del Programa de la ONU para el Medio Ambiente.