La cosa se pone seria para Goldman Sachs (y AIG)

22 de abril de 2010

21 de abril de 2010 (LPAC) — En los pocos días que han pasado luego de que la Comisión Nacional de Valores de EU (SEC por siglas en inglés) demandara a Goldman Sachs por fraude el pasado viernes, 16 de abril, ha empezado a salir a la luz la delincuencia aún mucho más extensa de Goldman, en la medida en que los viejos enemigos de Goldman y lo que este representa han salido a la palestra para ayudar a rematarlo. Además, han empezado a conocerse los vínculos de Goldman con su asociado cercano, AIG (American International Group). Y no es solamente que la AIG, que recibió $182,000 millones del dinero de los contribuyentes para su rescate, de los cuales le pasó a Goldman $13,000 millones; desde tiempo atrás, la camarilla que dirige AIG no ha sido más que una banda de conspiradores delincuentes, como lo ha documentado e incluso fallado repetidamente una tribunal de Delaware.

La demanda de la SEC muestra que Goldman defraudó a sus inversionistas con sus CDO (como se conoce en inglés a los instrumentos de inversión respaldados en hipotecas como colateral) llamados ABACUS 2007-AC1 con alrededor de mil millones de dólares, asegurándoles falsamente que las hipotecas que servían como garantía prendaria de este fondo habían sido escogidas por un "tercero independiente y objetivo", cuando en realidad habían sido seleccionado por el cliente de Goldman, John Paulson, como lo más probable que se desplomarían inmediatamente, porque Paulson había comprado a Goldman otros instrumentos de inversión consistentes en una especie de seguro en caso de incumplimiento, y muy pomposamente llamados Permuta de Cobertura por Incumplimiento Crediticio, que le pagaron cuando el fondo se desplomó. En este caso, los inversionistas perdieron mil millones de dólares, los que Goldman luego le pasó a Paulson, después de tomar su tajada.

La SEC presentó su demanda en contra de Goldman como compañía y solo un empleado de un rango relativamente menor, Fabrice Tourre, quien tenía 28 años en ese tiempo. Pero el New York Times del lunes, 19 de abril, contiene una reseña detallada de fuentes no identificadas en Goldman, en donde se muestra que no solamente estaban implicadas altos mandos supervisando a Tourre, sino que su delito no era más que un pequeño elemento de una política secreta de arriba abajo de la compañía que era fraudulenta de arriba a abajo.

El Times informa que en 2006, el departamento hipotecario de Goldman estaba dividido entre los que esperaban que continuaran a la alza las hipotecas, contra los que esperaban que se desplomaran, como John Paulson, y querían que se hicieran apuestas sobre esto. En diciembre de 2006 se convocó a una conferencia secreta de entre los 10 ejecutivos más altos, incluyendo el presidente de Goldman, Cohen y el director financiero, Viniar. Decidieron que el mercado hipotecario estaba listo para hundirse, y que Goldman tenía que irse en "corto", es decir, apostarle. Para febrero, altos ejecutivos, incluyendo el Director ejecutivo Blankfein, estaban haciendo largas visitas frecuentes al departamento hipotecario para garantizarles que la compañía se estaba deshaciendo de sus posiciones "largas" y que se quedarían completamente en "corto". Insistieron en estar enterados de todo lo que sucedía, así que sabían perfectamente bien lo que Tourre estaba realizando, y en realidad, él estaba haciendo exactamente lo que todos habían decidido hacer en diciembre.

Pero lo que es más importante: el informe del Times muestra que a partir de diciembre de 2006, esta ratería fue la política de toda la compañía de arriba a abajo. Es decir, mantener a los incautos en el juego de comprar hipotecas inservibles, mientras que Goldman se preparaba a arrasar con todo a su costa, al apostar secretamente en contra de sus clientes y en contra de lo que Goldman mismo estaba diciendo en público.

En vez de arreglar el caso y sacrificar a Tourre, como es la regla en estos casos, Goldman ha pasado agresivamente a la ofensiva. Aparentemente creen que se va a desatar el infierno si ellos pierden esta. La firma legal de Goldman, Sullivan and Cromwell, ha redactado tres defensas acerbas puestas en el sitio electrónico de Goldman. Una de ellas es en especial peculiar e indicativa. La SEC ha acusado a Goldman de engañar a ACA, el tercero que se supone fue el que seleccionó las hipotecas en la oferta ABACUS 2007-AC1, al hacerle creer que Paulson era un presunto gran inversionista (de "capital bursátil") en el paquete, cuando en realidad el pretendía apostar en contra del paquete. Fue debido a que ACA creyó falsamente que Paulson era un inversionista importante, que lo dejaron que él seleccionara las hipotecas que se iban a incluir.

Goldman niega haber engañado a ACA, incluso ante la evidencia de correos electrónicos que muestran que así fue. Pero hay más, pasan a decir que aunque la funcionaria de ACA, Laura Schwartz haya creído que Paulson era un inversionista, ella sabía que un inversionistas bursátil puede de hecho apostar en contra del fondo en el que está invirtiendo, dado que ella ya había realizado una transacción de este tipo con el fondo compensatorio "Magnetar", que hizo exactamente eso. De hecho, Magnetar, siempre apareció como inversionista en valores bursátiles (la tajada más tambaleante de estos CDO se llaman "valores bursátiles"). Cada una de estas transacciones estuvo diseñado para que quebraran, pero en cada una de ellas tomaron una posición con los valores. En cada uno de ellas, perdieron todo su 5 a 10 por ciento de su posición de su posición "bursátil", en tanto que ganaron todo lo demás del 90 a 95% mediante sus apuestas con derivados, cuando cada uno de los paquetes inevitablemente quebrara, ¡como sucedió con todos!

¿Cual es la defensa de Goldman? Cual va a ser, si no decir: "¡Aquí TODOS somos delincuentes! Y, ¡nosotros somos más que ustedes!"

- La conexión con AIG -

El 19 de abril, los congresistas Elijah Cummings y Peter DeFazio le escribieron a la SEC para destacar las estrechas relaciones criminales entre Goldman y AIG y para urgirles que obliguen a Goldman a regresar todo el dinero del rescate de AIG, y por lo tanto a los contribuyentes, del que se apoderó Goldman fraudulentamente. En verdad, las dos compañías trabajaron estrechamente en los fraudes con Permutas de Cobertura por Incumplimientos Crediticios. Parece que en este negocio torcido cada uno de ellos parece sobrepujar al otro. De los 25 paquetes ABACUS que Goldman organizó, AIG emitió permutas de cobertura por incumplimiento crediticio para siete de ellos, y las permutas de cobertura por incumplimiento crediticio eran parte integral del fraude de Goldman.

La revista EIR y este informativo documentaron parte de la historia delictiva de la AIG en enero. La demanda legal que sigue su curso todavía en California muestra que la AIG usa sus incontables subsidiarias aseguradoras en un juego de escondidas, con el que ilegalmente chupan las reservas que se les requiere que mantengan para responder ante reclamos, y las arrojan a la especulación con derivados. Las subsidiarias de la AIG evaden el requerimiento legal de que paguen un reaseguramiento, al reasegurarse fraudulentamente entre ellos, de forma tal que la Compañía A está garantizando pagar cualquier reclamo super grande en contra de la Compañía B, en tanto que la Compañía B le hace la misma garantía a la Compañía A, ¡en tanto que ninguna de ellas tiene los medios para pagar dichos reclamos!

El sitio electrónico del bufete de abogados de San Diego, Aguirre, Morris y Severson LLP, que está a cargo de la demanda, también documenta los muchos años de fraude descarado de la AIG llevado a cabo bajo la dirección de su ex presidente Maurice "Hank" Greenberg, como lo documentó el entonces Fiscal General de Nueva York, Eliot Spitzer. Greenberg fue forzado a renunciar, pero el fraude continua, incluso ahora que la AIG es propiedad del gobierno.

El juez encargado del caso respectivo en los tribunales de Delaware, el Vice Canciller (juez) Shrine, halló el 10 de febrero de 2009 que "los alegatos apoyan claramente la aseveración de que el entorno íntimo de la AIG encabezaba una —y uso el término con conocimiento de su fortaleza— organización criminal".