Acaba de aparecer otra causa para el juicio político

6 de abril de 2010

6 de abril de 2010 (LPAC) - Más allá del hecho de que acaba de hacer que se aprobara por la fuerza un programa genocida hitleriano en contra de la población estadounidense con su llamada reforma a los servicios de salud; incluso más allá del hecho de que ha enviado tropas a pelear en Afganistán a la vez que apoya al enemigo en el campo de batalla al proteger el narcotráfico afgano; más allá de todo esto: Barack Obama puede ser sometido a un juicio político también por unirse al imperio británico en una guerra del opio que está destruyendo a la civilización.

Bajo el patrocinio y protección británica, la producción de opio afgano se ha elevado a cerca de 8,000 toneladas al año, EL DOBLE de lo que se calculaba era la producción MUNDIAL de 4,000 toneladas en 1989. Es ilustrativo que todo el crecimiento en la producción afgana ha ocurrido en la provincia de Helmand, todo bajo las narices de las tropas británicas estacionadas ahí desde el 2001 al 2010. Durante este período, la producción de opio afgano se mudó parcial o completamente de todas las demás zonas de Afganistán hacia la zona de Helmand, a la vez que se multiplicaba como hongos la producción total afgana.

Hoy, la producción de Afganistán, que es el 90% de la producción mundial total, es equiparable al 160% del consumo mundial total, que se calcula en solo 5,000 toneladas al año. En cuanto a los flujos de producto no refinado que cruzan la frontera hacia Irán, se calcula holgadamente hoy que más de 20% de la población iraní se han vuelto adictos al opio.

Debido a que las rutas de tráfico hacia Rusia, cubren mayores distancias, lo que se trafica pasando por Rusia es el producto refinado, la heroína, en tanto que el opio más pesado, menos refinado se trafica a través de Irán. Rusia ya estaba librando una pelea de vida o muerte en contra de la adicción a la heroína ahora, incluso antes de que azotara la última ola de terrorismo internacional acicateado por el narcotráfico, con los bombazos al metro de Moscú.

Esto es lo que está detrás de las repetidas solicitudes de cooperación internacional de Rusia, en marzo, en especial con Estados Unidos y la OTAN, en contra de la plaga de drogas afganas. En cada una de las ocasiones fue rechazado humillantemente por los británicos y su títere Obama. El 1 de marzo el Departamento de Estado de Obama rechazó una oferta rusa, lo que provocó una respuesta mordaz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia. Cuando el zar antidrogas de Rusia Viktor Ivanov reunió a funcionarios de 30 naciones para una reunión en Kabul el 15 de marzo, un representante británico de la OTAN sarcásticamente le dijo que ¡le correspondía a Afganistán decidir cómo hacer frente al tráfico de opio!

Finalmente, el Consejo Rusia-OTAN sostuvo una reunión especial el 24 de marzo para escuchar la propuesta de Rusia presentada por Ivanov, solo para rechazarla una vez más. El secretario general de la OTAN, Fogh Rasmussen le dijo a los rusos que había otras cosas que se podían hacer en contra de las drogas afganas; aparentemente que le den helicópteros y otros bienes que la OTAN le ha estado solicitando a Rusia.

Pero, como LaRouche destacó, "De todas maneras ellos no iban a parar el tráfico de drogas. ¡Lo mejor que podemos hacer es retirarnos de ahí! Lo mejor que podemos hacer es retirarnos por completo, y decirles, bien, los británicos no se están comportando, ¡así que nosotros nos retiramos! Nos vamos a retirar y vamos e imponer sanciones en contra del tráfico de drogas en esa zona. Nos vamos a unir a Rusia en acciones para sancionar esa actitud de los británicos. Y decirles: ¡hasta que los británicos cambien su actitud! Y decirles que, eso es lo que se tiene que decir:"Los británicos tienen que cambiar su actitud, o ya verán!"

"La otra cosa que debemos decir, y no excluir esto, es que los rusos están culpando a Estados Unidos por no cooperar, pero los rusos están colaborando con los británicos, que son los responsables de este problema. Los rusos tienen que aprender a estar alertas y romper con los británicos! ¡Tienen que emprenderla en contra del enemigo! El enemigo no es Estados Unidos, aunque el Presidente sea un pendejo".

Encima de esto está la serie más reciente de bombazos terroristas ligados al narcotráfico, desde los de la línea San Petesburgo-Moscú, hasta los bombazos al metro de Moscú y el bombazo suicida de ayer en Ingushetia. El presidente de Ingushetia dijo que probablemente estaban todos relacionados estrechamente; los terroristas no reconocen la existencia de las diversas repúblicas del Cáucaso, sino que las ven a todas ellas como parte de un Emirato único del Cáucaso norte. Este "emirato" o "califato" controlado por los británicos y financiado por los sauditas es la forma que adquirió la insurgencia en el Cáucaso de los británicos, después del 11 de septiembre. LaRouche dijo, "Nosotros consideramos esto un 11 de septiembre. La intención es un 11 de septiembre. Por lo tanto una insurgencia wahabite es la prolongación del 11 de septiembre.

"Va a llegar el momento en el que los rusos van a tener que emprender acciones en contra de esto. ¡No tienen otra alternativa! Y Estados Unidos va a tener que apoyar a los rusos. ¡Porque este es terrorismo internacional! Los británicos están condonando el terrorismo internacional. ¡Y ahí está la evidencia!"

En pocas palabras, dijo LaRouche,"yo creo que debemos seguir con esto de demandar que esto sea otra razón para el enjuiciamiento político del Presidente de Estados Unidos, y convertir esto en un tema. Vamos por: este tipo tiene que ser enjuiciado. ¡No dejes que te manejen! ¡Juicio político al malnacido!".

"Yo creo que esto es extremadamente importante. Tenemos que pensar sobre esto y movernos a toda máquina con esto, e irnos por un juicio político por esta causa. ¡Acaba de aparecer hoy otra causa para el juicio político! Esa es la forma en que tiene que hacerse. Un "Además de..." Las siguientes son las razones para el juicio político.

"Confabularse con los británicos en una guerra del opio que está destruyendo a la civilización. Y por lo tanto, al apoyar esto, Gran Bretaña se hace acreedora a ser considerara un estado fuera de la ley. El sistema británico es actualmente un estado proscrito, con base en esto. Y dado que los británicos tienen reputación de ser vendedores de drogas, que se remonta hasta fines del siglo 18. El imperio británico fue vendedor de drogas y todavía lo es. Y, ¡la reina si promueve las drogas! ¡Menso!".