La libra esterlina es un "caso perdido"

27 de febrero de 2010

27 de febrero de 2010 (LPAC).- Jim Rogers, el ex socio del especulador privado de su majestad, George Soros, le dijo al diario londinense Guardian que la libra esterlina es un "caso perdido" entre las divisas internacionales. "Hay otras divisas que no están tan fuertes y el euro está en verdaderos problemas, con grietas mucho más profundas que las que se empiezan a ver en Grecia" dijo Rogers, "pero la más vulnerable es la libra esterlina. En términos reales, ya se ha devaluado en contra de prácticamente todas las monedas exceptuando el dólar de Zimbabue y en las semanas previas a las elecciones en el Reino Unido se verá especialmente vulnerable. En una canasta de monedas, la libra es potencialmente un caso perdido. Eso pondrá a Gran Bretaña en una posición extremadamente mala".

La libra se depreció dos centavos con relación al dólar hasta llegar al nivel más bajo en nueve meses. También se depreció con relación al euro y al yen.

Rogers anteriormente había advertido que bajo los bonos del tesoro británicos se podía encontrar nitroglicerina. La mayor parte de esto se refiere a las montañas de deudas malas que tiene en su posesión producto de los bancos que ha rescatado. Uno de estos es el Lloyds Bank, que anunció pérdidas por 6.3 mil millones de libras para el 2009, que se producen después de las pérdidas por 6,700 millones de libras en el 2008. Sufrió "erosiones" (créditos incobrables) por 24 mil millones de libras; el banco es 41.3% propiedad del gobierno. Esto se produjo después de que se informó que el Royal Bank of Scotland (Banco Real de Escocia) —que ahora es un 84% propiedad del gobierno— había sufrido pérdidas por 3,600 millones de libras.

Buena parte de esta deuda incobrable es de la burbuja hipotecaria británica que empezó a desplomarse hace dos años. El ligero aumento en los precios de los últimos meses ha probado no ser más que el rebote de un gato muerto. Los precios de la vivienda cayeron en febrero por primera vez en 10 meses, en un 1%, después de que hubo una contracción del 8% en la venta de viviendas.