Crisis del Euro podría abatir a Brasil y golpear a Rusia... y a todo lo que haya de por medio

4 de febrero de 2010

3 de febrero de 2010 (LPAC). "Todo el sistema del euro se está cayendo ahora", comentó Lyndon LaRouche al discutir el significado estratégico de la crisis financiera y política que abarca a Grecia, España, Irlanda y a otras naciones de la Unión Europea. Sin embargo, alertó LaRouche, "no debemos dejar que la gente se preocupe por una 'crisis griega'; debemos estar preocupados por la desintegración estratégica del sistema del euro".

"Hay una crisis del euro", continuó LaRouche, "que va a golpear a Gran Bretaña y a Brasil, de manera notable, así como a España y otros lugares al mismo tiempo. De manera que la gente debe estar advertida. Esto está en marcha ahora. La situación de Grecia es la de un fracasado menor. Esto pudiese ser el desplome de reacción en cadena del sistema del euro".

La razón, explicó LaRouche, es el papel clave que juega el Banco Santander de España. Nominalmente el Santander es un banco español, pero está controlado de cabo a rabo, incluyendo los derivados hipotecarios denominados MBS— por el banco de la familia real británica, el Royal Bank of Scotland (Banco Real de Escocia). "De tal manera que lo que hay en realidad", dijo LaRouche, "es una crisis británica con centro en España".

El crecimiento meteórico del Santander durante los años recientes lo convirtió en el banco número uno de la zona del euro superando recientemente al banco londinense Hongkong and Shanghai Banking Corporation (HSBC)y el noveno banco más grande del mundo, según la capitalización del mercado. También es el mayor grupo bancario individual en Iberoamérica, con un 10% del total de los activos bancarios de la región, y dominando una región cuya principal actividad económica es el narcotráfico. En 2007, Santander consiguió por fin una posición de primera en el codiciado sistema bancario brasileño.

A la luz de todo esto, comentó LaRouche, uno tiene que cuestionar la cordura, o los motivos, de quienes en Rusia y otras partes que mirarían hacia Europa y Brasil como alternativa estratégica al dólar, ¡justo en el momento en que se hunden!