Harry "débil" Reid cuesta abajo

12 de enero de 2010

11 de enero de 2010 (LPAC).- El dirigente de la bancada de mayoría en el Senado, Harry Reid, no las tiene todas consigo en estos días. Está en graves problemas por las aseveraciones que hizo durante la campaña electoral del 2008, en donde se refirió a Barack Obama como un afro-americano "café con leche", que no tiene "dialecto de negro más que cuando quiere".

Estas aseveraciones aparecieron en el libro Game Change, que informa sobre la campaña presidencial del 2008, y que acaba de empezar a circular en Washington. En cuanto se hicieron públicas esos comentarios, Reid dio a conocer una disculpa, donde expresa remordimiento por su "pobre selección de palabras" y pide que lo perdone "todos y cada uno de los estadounidenses, especialmente los afroamericanos, por sus comentarios inapropiados".

Obama saltó de inmediato en defensa de Reid, aparentemente preocupado de que el infortunio de Reid pudiera poner en peligro el proyecto de ley nazi sobre salud, y aceptó la disculpa "sin ambigüedades, porque lo conozco de años. He visto el liderato apasionado que ha mostrado en temas de justicia social y yo conozco lo que realmente siente". Sin embargo, el presidente del Partido Republicano, Michael Steele exigió que Reid renuncie a la dirigencia de la bancada de mayoría.

Este escándalo coincide con la circulación de una nueva encuesta de la agencia Mason-Dixon Polling & Research, que muestra que un 52% de los ciudadanos de Nevada tienen una opinión desfavorable de Reid contra un 33% a favor. El socio gerente de Mason-Dixon, Brad Coker, dijo que el problema real es que "en este momento, el partido Demócrata es un monstruo de tres cabezas, con Pelosi, Reid y Obama. Y Pelosi nunca ha sido popular a nivel nacional. Y Reid se ha vuelto progresiva o constantemente menos popular". La suerte de Reid está ligada a los demócratas y a Obama, y la popularidad de Obama viene en picada.

Sin embargo, Reid insistió en que no pretende en absoluto dejar la contienda y que se lanzará para una nueva reelección en noviembre. Sin embargo, Coker se aventura a decir que Reid pudiese no buscar la reelección. "Está tratando de sacar adelante todo lo que pueda. Yo creo que se va a pasar el próximo año en tratar de sacar adelante todo y sin importar las consecuencias".