Gira genocida del príncipe Carlos con miras a Copenhague

8 de diciembre de 2009

7 de diciembre de 2009 (LPAC).- El príncipe Carlos realizó una gira por la selva tropical Harapan de Indonesia en el 2008, y en el 2009 visitó la enorme selva tropical del Amazonas. El 31 de marzo de este año, fue anfitrión de una conferencia de dirigentes mundiales sobre el Proyecto Selva Tropical del príncipe, en su palacio de St James, para establecer la agenda para la conferencia de diciembre en Copenhague. Estuvieron con el príncipe, Sarkozy de Francia, el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, la primer ministra alemana, Angela Merkel, el primer ministro australiano Kevin Rudd, el príncipe Saud Al-Faisal de Arabia Saudita, el presidente de Indonesia Dr. H.S.B. Yudhoyono, el ministro de relaciones exteriores de Brasil, Celso Amorim, el comisionado de la Unión Europea, José Manuel Barroso, el presidente del Banco Mundial Robert Zoellick, el presidente de Lloyd, lord Peter Levene de Portsoken, y cuatro ministro británicos, entre ellos el de Relaciones Exteriores David Miliband y su hermano, el ministro de Energía Edward Miliband. También asistió la secretaria de Estado de EU Hillary Clinton.

Carlos dio las órdenes de marcha: "Yo, como muchos de nosotros en torno a la mesa, hemos llegado a la conclusión de que el primer paso esencial en la batalla en contra del cambio del clima es ayudarle a las naciones con Selva Tropical a frenar el cambio climático" y supuestamente parar las emisiones de "las enormes cantidades de CO2 a la atmósfera".

Ni piensen que restringiendo la minería en las naciones con selva tropical se afecta al cartel minero de la Mancomunidad; por el contrario dicha restricción volvería más valiosas las minas existentes. Por eso, el primer miembro del comité directivo del Proyecto Selva Tropical del príncipe es Tom Albanese, director ejecutivo de Río Tinto, Plc, la monstruosa compañía de materias primas. El comité directivo de 27 miembros está también salpicado con el ambientalista fascista británico Nicholas Stern del infame informe Stern y los directores ejecutivos y más altos funcionarios de las compañías carteleras de la oligarquía monetarista, entre ellas Barclays, Shell del Reino Unido, Goldman Sachs, Sky Broadcasting de Murdoch; y DLA Piper del Reino Unido ( de la baronesa Symons). Un asesor clave del proyecto es Hylton Philpson, que se ha pasado la vida dándole cobijo al puñado de indígenas Yanomami en el Amazonas brasileño.

El proyecto establece que las naciones del sector avanzado pueden recabar los fondos para pagarle a las naciones en desarrollo para que paren el desarrollo, con una combinación de crear impuestos al carbono en sus propios paises, y/o crear un mercado internacional de Bonos de la Selva Tropical, que una subsidiaria del Banco Mundial podría encargarse de emitir. Los bonos se sobrepondrían sobre el genocidio llevado a cabo para contraer la población mundial, y representarían para los imperialistas monetaristas, junto con los certificados por CO2, una nueva burbuja especulativa.