De Eichmann a Times Square: ¿Quien es el nazi Soros para recetar una reforma?

1 de septiembre de 2009

1 de septiembre de 2009 (LPAC).- Una "coalición" creada por George Soros de sus propios grupos pantalla montaron una manifestación el sábado 29 de agosto, en la plaza Times Square de Nueva York, para promover el plan de Obama para la reforma a los servicios de salud. A pesar de haberla anunciado mediante 13 millones de correos electrónicos desde la Operación Internet de Obama, Organizing for America, la concentración de Soros solo atrajo a unos cientos de personas amontonadas en las aceras, encabezados por las tropas de ACORN de Soros.

Pero retacados con efectivo de Soros y sus aliados multimillonarios, la "coalición" de Soros (que se llama a sí misma Health Care for America Now) planea enviar autobuses a unos 500 eventos en diversas ciudades por todo el país en los próximos 10 días más o menos.

¿Quién es Soros, ese desvergonzado colaborador nazi y promotor de la eutanasia, para hablar sobre los servicios de salud?

En la biografía de 2002 (Soros: La vida y Tiempos de una multimillonario mesiánico) escrita con la ayuda de Soros, el autor Michael Kaufman describe cómo Soros se convirtió en mensajero para notificarle a los judíos que tenían que presentarse para su deportación a los campos de la muerte: "George...empezó trabajando como un mensajero para el Consejo Judío, que había creado [el promotor del exterminio] Eichmann... como un primer paso que llevó a la identificación y registro de los judíos... para después amontonarlos en los guetos y finalmente a los trabajos forzados y la muerte". Kaufman agrega: "A George le gustaba la emoción de ser un mensajero", y se sentía orgulloso de su ingenio para romper las reglas y sobrevivir, cuando todo a su alrededor estaba pereciendo.

Durante muchos años, Soros ha sido el principal promotor y configurador de la campaña para la agenda de la eutanasia, que ahora está promoviendo el gobierno de Obama.

Soros describió en detalle su campaña en un discurso que dio el 30 de noviembre de 1994, donde describió el lanzamiento de su "Proyecto sobre la Muerte en América".

Pidió acabar con los servicios médicos para preservar la vida de los ancianos y otros comensales inútiles, y legalizar las drogas para favorecer el cambio hacia la cultura de la muerte. Explicó que su mamá, cuando él se ofreció a ayudarle a matarse, ella se negó; luego, cuando ella quedó inconsciente, le retiró la alimentación y murió de inanición alrededor de una semana después.

En ese discurso planteó exactamente cómo se proponía acabar con el compromiso estadounidense a la preservación de la vida, infiltrando sus propios agentes pagados y entrenados por todos los centros de educación de medicina.

Aconsejó: "Este énfasis en tratar las enfermedades, en vez de proveer cuidados, ha alterado la práctica de la medicina. La gente vive más, sobreviviendo cuatro o cinco enfermedades antes de morir. Pero las facturas por los servicios de salud crecen con cada enfermedad. Nuestro éxito ha ocasionado también otras consecuencias imprevistas. Hemos creado una cultura médica que está tan dedicada a curar enfermedades y prolongar la vida que es incapaz de proveer apoyo en esa fase inevitable de la vida: la muerte. Los avances en las invenciones en alta tecnología han contribuido a esta debilidad de nuestro sistema médico, engañando a los doctores y pacientes por igual a creer que se puede posponer lo inevitable casi indefinidamente... La eutanasia y el suicidio asistido por doctores... no puedo menos que aprobar".

El Proyecto sobre la Muerte en América de Soros se puso a la cabeza por su asociación con la Fundación Robert Wood Johnson para promover la eutanasia, el suicidio asistido, y endrogar en vez de curar. Después de nueve años, Soros y sus seguidores han vertido más de $200 millones de dólares en la propaganda en pro de la eutanasia, buena parte de esto en el entrenamiento de doctores y sus organizaciones para que traicionen su Juramento Hipocrático de proteger a sus pacientes.