LaRouche habla sobre el programa espacial: Comiencen ahora una misión a Marte

25 de agosto de 2009

21 de agosto de 2009 (LPAC).- La siguiente, es la respuesta a una pregunta que le hicieron a Lyndon LaRouche, en un almuerzo con diplomáticos el 19 de agosto, acerca del llamado que hizo, en la videoconferencia del 1 de agosto, respecto de una misión tripulada a Marte.

Primer que todo, tenemos que reeducar a la gente en economía, porque la mayor parte de nuestros economistas no entienden como se dirige una economía. Es por ello que los llaman economistas. Tengo buenos amigos que son economistas, pero no son de esa clase malvada, no son del tipo de Wall Street.

Pero el problema aquí es que la gente no entiende el programa espacial. Bueno, hay una razón humana de largo tiempo para el programa espacial. Una es que simplemente es necesario hacerlo. No podemos quedarnos estacionados en un solo planeta, como prisioneros en este planeta, y esperar a que ocurran las catástrofes que muy posiblemente van a suceder aquí. Ahora, todo eso está en un futuro distante. Pero muchas veces tú tienes que pensar sobre el futuro distante.

En segundo lugar, de manera de poder mantener una economía, tienes que tener un alto índice de progreso tecnológico y cosas relacionadas, progreso científico y tecnológico. Para llevar a cabo eso necesitas un programa conductor. Desde los años 20, este programa conductor que señalo —que lo comenzó Alemania, pero que hubo otra gente involucrada, como Goddard por ejemplo, en los Estados Unidos— fue la idea de llegar a la Luna. Puesto que cualquier astrónomo o cualquier persona competente estaba claro que si querías ir al espacio, mas allá de La Tierra, lo primero que tenías que hacer era ir a la Luna, a nuestra Luna, y poner allí una base desde la cual llegarías al espacio, económicamente. Y para hacer eso tienes que construir industrias en la Luna que te permitan construir el equipo con el cual viajarás al espacio.

Hay como 10 naciones que hoy están comprometidas en ir a la Luna. ¿Por qué? Porque tienen, en esas naciones, gente inteligente. Esas naciones entienden que si no estás en la Luna, no vas a poder salir de La Tierra. De tal forma que no vas a poder ir mas allá de La Tierra. Y de esa manera, para poder solucionar algunos de los problemas en La Tierra, vas a tener que viajar a la Luna.

Ahora, Marte es el siguiente lugar al que vas a tener que ir. Ahora podemos ir a Marte.

Pero esto implica una ciencia relativista. La manera como vas a Marte es teniendo un sistema de energía nuclear, que es la fuente de la energía para una aceleración/desaceleración continua gravitacional 1 entre La Tierra y Marte. Que significa que puedes ir desde la Luna a la luna de Marte cercana a Phobos en un período de varios días. Pero tienes que tener un campo de gravedad 1, o un campo magnético. No puedes poner a un ser humano en el espacio por 200 días o mas donde no hay gravedad. Lo que vas a tener al final es un vegetal, o una cantidad de sopa, al final, no un ser humano. Así que necesitas tener gravedad para poder llegar hasta allá.

El desarrollo de industrias en la Luna

Con esta clase de sistema puedes llegar hasta la órbita de Marte en unos dos días, no meses, no en 200 [días]. Sabemos que la humanidad necesita que la liberemos de los límites de La Tierra. Pero eso no lo vamos a hacer todo de una solo vez. Vamos a ir siguiendo ciertos pasos.

El primer paso consiste en ir a la Luna. Desarrollar cierto tipo de industrias en la Luna. El plan de industrias den la Luna fue desarrollado hace años, hace décadas. Desarrollas industrias en la Luna por motivos científicos, pero también por motivos industriales. Probablemente usemos como combustible Helio-3, un isótopo. El isótopo del Heli-3 es muy abundante en la Luna. Es el mejor combustible para la energía interplanetaria, para los viajes. Y por lo tanto tenemos que llegar allá arriba y comenzar a aprender cómo lidiar con todo este proceso del Helio-3. Porque vamos a darle potencia a las naves, que llegarán en grandes cantidades, con pasajeros, para orbitar Marte con sistemas de energía de Helio-3.

Ahora, estamos hablando de un ciclo de 50 años, aproximadamente, en términos de un ciclo científico, de manera de estar seguros de que podemos, sin temor a equivocarnos, llegar a poner gente en Marte en una colonia experimental, y regresar. En un período de 50 años podemos hacer eso. Y ese es el comienzo de la incursión del hombre en el espacio, de manera más general. El hombre levantándose por encima de sus limitaciones en La Tierra, para participar de manera más amplia en el Sistema Solar.

Y cuando piensas que significa la aceleración de gravedad-1, la aceleración constante, otros lugares de la Galaxia no son tan diferentes. De repente, con esta técnica, has traído la ciencia en un gran salto mas allá de cualquier cosa que hubiese sido concebido con anterioridad. Ahora señalas hacia donde los seres humanos, eres humanos vivos, pueden operar dentro de la Galaxia, posiblemente no este siglo, posiblemente no el próximo siglo, pero si en unos cuantos siglos los seres humanos tendrán la capacidad de funcionar, no solo en la órbita de La Tierra, no solamente en el Sistema Solar, sino en la Galaxia. Y entonces vamos a descubrir que hay allí afuera, y que van a hacer los seres humanos.

Al mismo tiempo, tenemos niños. Cincuenta años son dos generaciones niños que se convierten en adultos. Algunos se han graduado en la universidad. Y tenemos que pensar en eso. Tenemos que pensar en el futuro de la humanidad. Porque ¿qué tenemos que hacer? Hoy tenemos que inspirar a los niños más pequeños, en el sistema educativo y así por el estilo, inspirarlos con la idea para hacer esto. Van a haber niños que dirán, Mami, ¿puedo ir a Marte?, ¿Será posible que yo vaya a Marte antes de que llegue a viejo como tú?. Y es esta manera de pensar, pensamiento cultural que metiste en la cultura de las naciones y sus políticas, que inspira a la gente a pensar que sus vidas tienen un significado.

Una cultura inspirada

Mira, cada ser humano naturalmente piensa en la inmortalidad. Piensan en la inmortalidad no como viviendo en la carne, sino que piensan en la inmortalidad en lo que están haciendo por la humanidad. Esto es lo que vamos a hacer. Mi abuelo está muerto, mi bisabuelo está muerto, ¿por qué vivió?, Mami, tú te vas ha morir. ¿Por qué vives?, Mami, yo me voy a morir. ¿Porqué vivo?.

Y cuando planteas este tipo de propuestas, este tipo de concepciones, entonces, de repente, tienes una cultura diferente. Tienes una cultura inspirada, en vez de una cultura de personas con mentalidad de esclavos. Y el futuro de la humanidad depende de que ahora eliminemos la manera de pensar de esclavos que va junto con la llamada cultura verde, la cultura en contra del progreso. Tenemos que restaurar el sentido del hombre por una misión humana, en su existencia, distinta de los animales.

¿Qué es lo que anda mal con Obama? El programa para la asistencia médica de Obama dice que los seres humanos solo son animales. Y tenemos que dirigir el rebaño, tenemos que calmar el rebaño. A la gente muy joven denle asistencia médica. Si tienen más de 50 años, no le den asistencia médica. Tienes que conducir a la población de la misma manera en que un ganadero dirige un rebaño de ganado. Ese es el programa de Obama. Para un fascista, el sentido del valor de los seres humanos no existe.

Pero nosotros tenemos que pensar de manera diferente. Tenemos que darle a la gente un sentido de la cultura de la cual vienen. Tenemos que darles un sentido de la cultura que se aproxima. Tenemos que darles el sentido de participar en el futuro de la humanidad, inclusive si no van a estar vivos para verlo. El sentido de inmortalidad de la mente, la inmortalidad del alma.

Eso es lo que hace grande una cultura. Es el significado de que estamos haciendo algo para el futuro de la humanidad; que inclusive aunque no vayamos a verlo, sabremos que se está acercando. Y lo que les exigimos es: Asegurémonos de que nuestra vida no es desperdicio. Asegurémonos de que nuestros nietos y bisnietos vivan verdaderamente en una buena sociedad porque hoy vivimos e hicimos esto. Y ese es el secreto de una cultura, es pensar como un ser humano. No como un animal.