¿Está ligado Zelaya a las FARC?

31 de julio de 2009

31 de julio de 2009 (LPAC).- El despacho del Procurador General de Honduras, inició una investigación sobre las acusaciones hechas por funcionarios de la Policía Nacional, en el sentido de que partidarios claves del presidente depuesto Manuel Zelaya están recibiendo dinero de la organización narcoterrorista de Colombia, FARC, para financiar las protestas en contra del gobierno de facto de Micheletti.

Dada la alianza con el mayor narcotraficante en el mundo, el entrenado por los nazis George Soros de la que se enorgullece el presidente depuesto de Honduras Manuel Zelaya, cabildeando tanto a favor de la campaña de legalización de las drogas de Soros como por su Tribunal Penal Internacional imperialista, más vale que se investiguen estas acusaciones. Las FARC es el cartel de la cocaína número uno en el mundo, que quedó expuesta como títeres de la "Guerra del Opio" de los británicos y sus agentes en Wall Street, cuando se dio a conocer en junio de 1999 el ahora famoso "Abrazo de Grasso", la fotografía del comandante número dos de las FARC, "Raúl Reyes", sonriendo y abrazando al igualmente feliz presidente entonces de la Bolsa de Valores de Nueva York, Richard Grasso, en la jungla colombiana.

Esta investigación se inició a principios de esta semana debido a que se descubrieron recibos y cuadernos registrando pagos que van desde los $2,500 a los $100,000 dólares a 14 de los dirigentes de la (mermada) "resistencia popular" al gobierno de Micheletti.

En funcionario de la Policía Nacional Danilo Orellano afirmó que algunas de las personas involucradas "están directamente involucradas con las FARC y reciben dinero de las FARC".

El Zelaya de Soros, depuesto de su cargo hace un mes, está frustrado porque sus patrocinadores internacionales no han podido regresarlo al poder, y dentro de Honduras no se ve ninguna protesta significativa, a pesar de sus insistentes llamados a la "insurrección". Después de emitir amenazas "revolucionarias" desde un pequeño pueblo nicaragüense en la frontera con Honduras durante una semana, Zelaya regresó hoy a la más confortable capital de Nicaragua, Managua.