Clinton ataca el intento "irresponsable" de Manuel Zelaya por regresar a Honduras

28 de julio de 2009

26 de julio de 2009 (LPAC).- La secretaria de Estado Hillary Clinton no escatimó palabras ayer en la tarde para caracterizar como "irresponsable" el montaje de un supuesto retorno a Honduras del depuesto presidente pro drogas Manuel Zelaya, temprano ese mismo día.

Estados Unidos, la Organización de Estados Americanos (OEA) y muchos otros gobiernos le han advertido a Zelaya que no tome ninguna determinación que pueda conducir a la violencia en la región, en un momento en que el presidente de Costa Rica Oscar Arias está negociando un arreglo negociado entre Zelaya y el presidente interino de Honduras, Roberto Michelleti.

Pero, incitado por una manada de sus aliados "bolivarianos", encabezados por el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, Zelaya creó un circo en los medios informativos que lo siguieron en caravana desde la capital nicaragüense a la población fronteriza de Las Manos, en donde por un momento pisó territorio hondureño en lo que el calificó de un retorno "simbólico", antes de regresar a Nicaragua, 30 minutos después. La policía y las fuerzas armadas hondureñas fueron desplegadas a la zona fronteriza.

El ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela Nicolás Maduro acompañó a Zelaya a la frontera, y se dice que el presidente nicaragüense Daniel Ortega, otro miembro de la pandilla jacobina "bolivariana" tenía también programado asistir.

Durante su conferencia de prensa con el Primer Ministro iraquí, Nouri al-Maliki, la secretaria Clinton se explayó diciendo que el teatro de cruzar la frontera de Zelaya "no contribuye a los esfuerzos más abarcantes para restablecer el orden democrático y constitucional en la crisis hondureña".

El 23 de julio, Oscar Arias puso a consideración de Zelaya y Micheletti una propuesta de 12 puntos. Ninguna de las dos partes ha rechazado formalmente el plan, en donde se le permitiría a Zelaya volver a la Presidencia, pero con poderes limitados. El acuerdo pide crear una comisión internacional verificadora, que supervise la instrumentación del acuerdo, y una "comisión de la verdad" que investigue los acontecimientos que llevaron a remover a Zelaya del poder el 28 de junio.