El acuerdo para el presupuesto de California: "vivir más enfermos y morir jóvenes"

21 de julio de 2009

21 de julio de 2009 (LPAC).- Anoche el gobernador de California, Arnold Schwarzenegger anunció que habían llegado a un acuerdo sobre el presupuesto del estado, que se espera apruebe hoy el congreso estatal, lo que significa que "millones de californianos vivirán más enfermos y morirán más jóvenes" en palabras de Anthony Wright, director ejecutivo de Health Access California (Acceso a la Salud California). Según los resúmenes que se publican hoy en la prensa, Schwarzenegger se salió con la suya en la mayor parte de los puntos, en donde se abrieron enormes boquetes en el ya mínimo sector de servicios sociales, especialmente en los servicios de salud. Los dirigentes demócratas, aunque se lamentaron de los recortes, dijeron que el acuerdo detuvo recortes aún más drásticos.

Aunque todavía no se hacen públicos los términos finales, los lineamientos que se han dado a conocer incluyen los siguientes puntos generales:

*** Grandes recortes en el financiamiento a la educación, los programas de bienestar para el trabajo y servicios de salud; sobre éste último, el mayor golpe lo recibirán los programas para los niños, los ancianos, los incapacitados y los pobres.

*** Los empleados del estado tendrán 3 días al mes de "suspensión sin paga", con una reducción del 14% en el salario, hasta junio de 2010.

*** El estado pedirá fondos "prestados" a los gobiernos locales, los que le serán pagados hasta el 2013. Estos fondos incluyen dinero que de otra manera estaría destinado a las instalaciones de salud, poder judicial e infraestructura de los condados y ciudades.

*** El estado se quedará con los impuestos a la gasolina, lo que reducirá aún más la cantidad disponible para los gobiernos locales para reparación de carreteras etc.

Al anunciar el acuerdo, la oficina de Schwarzenegger dijo que el estado no podrá solicitar préstamos de corto plazo, así que ya no se van a emitir más pagarés. Sin embargo, es muy probable que las tasas de interés sobre los préstamos de corto plazo van a ser muy altas, dado que la calificación crediticia del estado ha caído casi a niveles de bonos chatarra. Es más, pudiera ser que el acuerdo no durara mucho, dado que siguen desplomándose los ingresos recabados por el estado, el desempleo continúa en picada y ya está en marcha una nueva ola de embargos hipotecarios.

El aspecto surrealista de esta ronda de negociaciones se puede resumir en la cita del Gobernator, después de su anuncio, cuando dijo que las negociaciones del presupuesto "fueron como una película de suspenso". El único suspenso que permanece es cuántas personas van a morir, debido al desprecio de Schwarzenegger por las vidas de los californianos, y la constante renuencia inmoral del gobierno de Obama de ofrecer ayuda.