Advierten a Obama: Si tu hombre Zelaya está ligado con el narcotráfico, estás en problemas

11 de julio de 2009

10 de julio de 2009 (LPAC).— En una carta fechada el 2 de julio que le fuese enviada a Barack Obama, el congresista republicano por el estado de Michigan, Thaddeus McCortter, puso de relieve un asunto sobre el cual seguramente el Presidente Obama no quiere pensar mucho: los supuestos nexos del depuesto Presidente de Honduras, Manuel Zelaya, con el narcotráfico.

El planteamiento de McCotter contrasta con los de muchos legisladores republicanos, cuya posición sobre Honduras es mayormente oportunista. En su carta, McCotter argumenta que a la luz de las exijencias que hizo públicamente el Presidente Obama para que Zelaya sea restituido en el poder, "creemos que usted debe asumir personalmente la responsabilidad de asegurar que nuestro gobierno no conoce ninguna información que sugiera que el Sr. Zelaya o sus asociados han tenido complicidad con el tráfico de cocaína o cualquier otra substancia ilegal a los Estados Unidos".

"Le escribimos porque queremos que nos de su seguridad explícita y personal", dice McCortter, "de que la inteligencia de los Estados Unidos o las agencias encargadas de asegurar que se cumplan las leyes no tienen ninguna información que implique a funcionarios del Gobierno hondureño de Manuel Zelaya, incluyendo al mismo Sr. Zelaya, en el tráfico de drogas ilegales en el territorio de Honduras, o cualquier otra conexión con el narcotráfico".

McCotter, quien es presidente del Comité Programático Republicano de la Cámara de Representantes, hace referencia a los informes de prensa, así como a declaraciones dadas por el ex Ministro de Relaciones Exteriores de Honduras, Enrique Ortez, que señalan a Zelaya como facilitador del tráfico de cocaína a través de Honduras, mientras estuvo en la presidencia. Estas acusaciones no han sido confirmadas, aunque la inteligencia de los Estados Unidos y las agencias encargadas de hacer cumplir las leyes han documentado el creciente papel de Honduras en años recientes como sitio clave para el trasbordo de la droga que viene de Colombia hacia el Norte.

McCotter señala que Zelaya violó la Constitución de su país, y que la situación es bastante complicada, no es "blanco y negro". Insiste que se debe "abordar esto con cautela y deliberació", y advierte: "Estamos seguros de que los estadounidenses se conmocionarían si descubrieran que el Gobierno de los Estados Unidos está jugando, o jugó, algún papel en restaurar al poder a cualquier funcionario del cual la inteligencia de los Estados Unidos o las agencias que hacen cumplir las leyes sospecha que tiene nexos con el mortífero tráfico de drogas ilícitas".