LaRouche: ¿Obama defiende la intentona de golpe del ex presidente Zelaya de Honduras porque quiere hacer lo mismo en EU?

1 de julio de 2009
30 de junio (LPAC)—El estadista norteamericano Lyndon LaRouche preguntó hoy si acaso el apoyo del presidente estadounidense Barack Obama a la intentona de golpe de Estado del ex presidente hondureño Manuel Zelaya no refleja sus propios planes para intentar algo parecido en Estados Unidos. “Todo indica que ése es el caso”, afirmó LaRouche. “Obama deja traslucir la mentalidad de un dictador fascista. ¿Va por una dictadura? La tendencia apunta en esa dirección. Está moviéndose febrilmente para imponer reformas de salud nazis en EU. Es un partidario decidido de la peor clase de legislación ambientista para imponerles topes y negociar las emisiones de carbono. Y sus medidas económicas dictadas por Londres han llevado a Estados Unidos, y a sus 50 estados, a la bancarrota. Tan sólo vean el espectáculo de horror que tiene lugar en California”.

“¿Obama simpatiza con lo que Zelaya trató de hacer porque las fuerzas extranjeras a las que encubre pretenden dar un golpe de Estado contra la Constitución de Estados Unidos?”, preguntó.

LaRouche señaló los hechos fundamentales en el caso de Honduras. El entonces presidente Zelaya trató de organizar un referendo el 28 de junio para convocar a una asamblea constituyente, que a su vez modificara la Constitución hondureña de modo que le permitiera contender por la reelección. Pero semejantes referendos son anticonstitucionales en Honduras, y tanto la Corte Suprema de Justicia como el Congreso rechazaron la iniciativa de Zelaya fundados en eso. No obstante, Zelaya pretendió proceder por la fuerza y ordenó al Ejército que distribuyera las boletas, y luego se cobró la cabeza del comandante de las Fuerzas Armadas cuando se rehusó a cumplir la orden anticonstitucional. Luego, la Corte Suprema reinstauró al general destituido; las Fuerzas Armadas arrestaron a Zelaya horas antes del día señalado para el referendo ilegal, y lo subieron a un avión con destino a la vecina Costa Rica; y el Congreso nombró a su presidente, Roberto Micheletti, como el presidente interino, hasta que puedan celebrarse nuevas elecciones.

“Hicieron lo correcto”, comentó LaRouche. “El tipo pretende convertirse en dictador mediante el referendo, y alguien lo está apoyando, alguna otra fuerza externa. Y la gente de su Gobierno lo agarró en la maroma, y lo que pretendía”.

“El tipo estaba dando un golpe de Estado contra su propia Constitución. Su propio Gobierno y su propia Corte Suprema lo condenaron por crímenes contra la Constitución. Y ahora muchos de los gobiernos de la región, y Obama, salieron a su defensa. Estos tipos están molestos porque le temen a su propio pueblo, incluyendo al Presidente de Venezuela. ¿Estos gobiernos serán los paleros de Obama cuando él haga lo mismo en Estados Unidos?”, concluyó LaRouche.