Golpe de Estado dirigido por los britanicos en Irán

23 de junio de 2009

22 de junio de 2009 (LPAC).— El Imperio Británico fue pescado con las manos en la masa con sus agentes trabajando intensamente para convertir una protesta legítima en contra de las elecciones presidenciales del 12 de junio en Irán, en una "revolución" sangrienta. Después de varios días de protestas de los partidarios del candidato Mir Hossein Mousavi, que se dice perdió ante el Presidente actual, Mahmoud Ahmadinejad, en unas elecciones disputadas, el lider supremo religioso de Irán, Ayatola Ali Khamenei se dirigió a la nación en las oraciones del viernes, 19 de junio, haciendo un llamado a todas las partes para practicar la auto moderación, ponerle fin a las protestas y recurrir a los canales legales para revisar los resultados de las elecciones. Khamenei aprovechó la oportunidad para atacar al enemigo histórico de Irán, Gran Bretaña, por ser de entre todas las naciones, la "maldad más grande". Advirtió que agentes del imperio estaban desplegados para hacer lo mismo que los británicos y George Soros —aunque sin mencionarlo por nombre—, hicieron en Georgia, Ucrania y en otros países en donde usaron los medios electrónicos para crear revueltas en una juventud frustrada, en contra de los gobiernos de esas naciones.

Los días posteriores al discurso de Khamenei, presenciaron el surgimiento esta fuerza exactamente. En la medida en que desaparecían las manifestaciones masivas pacíficas, aparecieron en las calles de Teherán una nueva fuerza de sediciosos violentos. Grupos pequeños de hasta 100 personas empezaron a quemar carros, camiones y a atacar los puestos de la milicia progobierno, Baseej.

El domingo, 21 de junio, el gobierno iraní mostró claramente cómo los británicos estaban dirigiendo una operación para orillar al país al caos y la desintegración. El Ministro de Relaciones Exteriores, Manushehr Mottaki, en el ataque más directo y detallado en contra del imperio británico por parte de un funcionario iraní, acusó a los británicos de varios cargos: 1) entrenar terroristas para que lanzaran ataques dentro de Irán; 2) estar involucrados en la desestabilización postelectoral actual; 3) desinformación; y 4) tener un papel histórico como el enemigo principal de la nación iraní y sus vecinos, incluyendo el conducir a Estados Unidos para que invadieran a Iraq con pretextos falsos, y ayudar a incrementar la producción de drogas en Afganistán, en las zonas controladas por los británicos. Mottaki habló ante diplomáticos extranjeros en las oficinas de la Cancillería.

El sábado, el Ministerio de Inteligencia Iraní informó que había identificado y arrestado a un gran número de miembros de la Organización Mujahedin Khalq (MKO), involucrados en los disturbios recientes en la capital de Irán. El sitio electróncio del canal televisivo iraní, Press TV, informó que, según los funcionarios de seguridad, los miembros arrestados habían confesado que fueron entrenados extensamente en el campo Ashraf en Iráq, para crear un pandemónium postelectoral en el país, y que habían recibido órdenes del puesto de mando del MKO en Londres. La televisión nacional iraní interceptó conversaciones telefónicas entre una mujer en Londres y algunos de los provocadores arrestados, en donde la mujer les estaba dando ordenes de dónde, cómo y cuando atacar y quemar objetivos.

El domingo, las autoridades iraníes le dieron 24 horas al corresponsal de la British Broadcasting Corporation (BBC) John Leyne para que abandonara el país. Esto se produje solo horas después de que el Ministro de Relaciones Exteriores Menushehr Mottaki atacó a los británicos explícitamente por desestabilizar al país, usando incluso los medios de comunicación británicos.

El vocero del Ministerio del Exterior, Hassan Qashqavi condenó de nuevo hoy en fuertes términos a los británicos y a sus medios de comunicación, por llevar a cabo operaciones de insurgencia y de guerra sicológica en contra del país.

"Ellos [BBC y VOA] son los portavoces de la diplomacia pública de su gobierno. Ellos tienen dos principios guías con relación a Irán. Uno es intensificar las diferencias raciales y étnicas dentro de Irán y el otro es desintegrar territorialmente a Irán".

Qashqavi advirtió que "cualquier contacto con estos canales, bajo cualquier pretexto o forma, significa contactar al enemigo de la nación iraní". Y agregó: "¿Cómo pueden decir que son imparciales cuando su canal de televisión es como un cuartel general de guerra y de hecho, ellos están dirigiendo flagrantemente los disturbios?. Por lo tanto sus alegatos son absolutamente falsos. Sus gobiernos han ratificado decisiones que les permiten actuar de esta manera".

La BBC ha organizado en su sitio electrónico, su página sobre Irán, como si fuera un cuarto de guerra. Le insta a los iraníes a que hagan lo siguiente, al final de cada una de sus noticias sobre la crisis en Irán:

"¿Estás en Irán? ¿Qué piensas sobre la situación actual? ¿Participas en las manifestaciones? Si tienes cualquier información que quieras compartir con la BBC, puedes hacerlo usando la siguiente forma: Envia tus fotos y videos a [email protected] o mediante texto a +44 7725 100 100. Si tienes un archivo grande lo puedes descargar aquí...".

Los provocadores usan el sitio de la BBC no solo para coordinarse sobre dónde y cuándo están planeados los disturbios, sino que también está lleno de instrucciones sobre dónde y cuándo hacer cosas.

Este intento de golpe de Estado dirigido por los británicos es el caso más claro de los intentos del Imperio Británico por desestabilizar toda la región y evitar la colaboración entre estados nacionales, especialmente Estados Unidos, Rusia, China e India para trabajar en conjunto con naciones como Irán, no solo para estabilizar la seguridad de toda la región sino también para reorganizar todo el sistema económico y financiero global, en decadencia, quitándole el poder al imperio financiero de la City de Londres y sus aliados en Wall Street, y poníendolo en manos de una comunidad de estados nacionales perfectamente soberanos.

Internamente en Irán, existe una disputa sobre los resultados de las elecciones, pero lo que es más importante, sobre la forma de los estados. Sin embargo, esta no es una división en las filas de la "revolución islámica", ni de los revolucionarios recien llegados educados en Oxford o Harvard en contra del gobierno. Mousavi, y sus aliados, los expresidentes Mohammad Khatami y Ali Hashemi Rafsanjani, todos formaron parte de la revolución de Iman Jomeini y de la República Islámica que le siguió. Se ha venido discutiendo ampliamente en Irán sobre los poderes del lider supremo sobre las instituciones de un gobierno electo y el gobierno pararelo que funciona básicamente bajo una clerecía, y prácticas de poder que con frecuencia chocan con el gobierno legítimamente electo. Las milicias Baseej, las guardías revolucionarias, y las organizaciones Bunyad ejercen un enorme poder sobre los asuntos económicos y sociales del país, incluyendo prácticas coercitivas en contra de los derechos civiles de los ciudadanos. También consumen una gran parte de los ingresos petroleros de la nación.

Sin embargo, para cambiar esta realidad, los "reformistas" pretendían usar la victoria en las elecciones para poner en consideración un cambio de las instituciones de gobierno mediante la reforma política, no la violencia o golpes de Estado. La intervención británica, después de que el presidente Ahmedinejad declaró su victoria, tiene la intención de crear las circunstancias para transformar esta aspiración legítima pero pacífica, en una revolución sangrienta y más violenta, como lo hicieron en contra del Primer Ministro Mossadegh en 1950 y en contra del Sha en 1979, con el solo propósito de arrojar a la nación y toda la región en una nueva ronda de "caos geopolítico controlado" y guerras.