Alerta por pandemia: Acabemos con el encubrimiento de Obama. ¡Infraestructura ya!

23 de junio de 2009

22 de junio de 2009 (LPAC).— Este artículo aparece en la edición del 26 de junio de 2009 de Executive Intelligence Review.

ALERTA POR PANDEMIA

Pongamos fin al encubrimiento de Obama:

¡Infraestructura ya!

por un equipo de EIR

12 de junio de 2009.— Cuando la Organización Mundíal de la Salud (OMS) declaró el Nivel 6 de la amenaza de una pandemia global H1N1 —el nivel de alerta más alto posible— se encendió la luz verde para una movilización para construir infraestructura médica y de salud pública- capacidad de producción de vacunas y medicamentos, porcentaje de camas de hospital, personal médico, equipo e instalaciones. Esto está totalmente en contra del modelo británico de "servicios de salud hitlerianos", que incluye negar los servicios a nombre de la "contención en los costos" y degradación del sistema físico de prestación de servicios, que empezó a intensificarse más con el ex primer ministro Tony Blair, y que está exigiendo de manera apresurada ahora el gobierno de Obama en Estados Unidos, bajo la consigna de "reforma" a los servicios de salud. De hecho, Londres hizo esfuerzos flagrantes el mes pasado, para demorar y bloquear la declaración del Nivel 6 de Alerta por parte de la OMS. Solo pudieron demorarla.

Un británico especialmente disgustado con la OMS es SMV, Su Majestad Virus, el príncipe Felipe. En 1988 escribió: "En el caso de que reencarnase, me gustaría regresar como un virus mortal, con el fin de contribuir en algo a resolver la sobrepoblación..." (Deutsche Press Agentur, agosto de 1988).

El anuncio de la OMS es un impedimento especial para el programa británico en Estados Unidos. Como han dicho conocedores en Washington, el Presidente Obama y sus controladores —el asesor económico Larry Summers, el director de Presupuesto Peter Orszag, y demás— han estado exigiendo una aprobación por aplanadora en el Congreso de la legislación para una "reforma abarcante" para mediados del verano, de modo que el Presidente la pueda proclamar como ley a más tardar el 1 de octubre —el inicio oficial de la temporada de influenza— porque después de esta fecha sería difícil pretender que los recortes médicos al estilo Hitler no son mortales, incluso aunque Obama tuviera algún vestigio de popularidad que explotar.

Lyndon LaRouche dijo, sobre todo este intento por hacerse de la vista gorda:

El gobierno de Obama está tratando de encubrir su problema. Está tratando de suprimir esta información hasta octubre. El gobierno de Obama está metido en este encubrimiento porque eso es lo que hacen; este gobierno lo encubre todo. ¡Están encubriendo más que cualquier otro gobierno en tiempos modernos!

Ahora, la realidad de la pandemia es innegable. El problema planteado es, cómo levantar defensas en contra de la pandemia de influenza y crear los medios físicos para atender a las poblaciones, no segar vidas. A la vez, esto pone en la orden del día la necesidad de colaborar para reconstruir las capacidades económicas a gran escala, en manufactura, agricultura e infraestructura.

Ya está empezando a haber discusiones en muchos gobiernos, de manera más prominente en Francia, sobre aspectos de la movilización de la economía física requerida para proteger el interés nacional, bajo condiciones de pandemia.

En Italia, funcionarios están discutiendo sobre la colaboración internacional para producir suficientes vacunas para una vacunación global universal en los próximos uno a dos años. Se requerirían más de 13 mil millones de dosis. Los constreñimientos a la producción masiva de vacunas y también de medicamentos antivirales, son enormes -tanto por las instalaciones de producción física y experiencia, como también por el dominio de los carteles de las compañías farmacéuticas comerciales. Pero estos son los temas pertinentes que tiene que tratarse entre naciones.

Todo esto da por sentado, como lo planteó LaRouche ante la comunidad mundial en julio de 2007, cuando declaró que ya estaba en marcha el proceso de desintegración económica y crac financiero, que tiene que haber una iniciativa de las cuatro potencias (entre Estados Unidos, Rusia, China e India) para estabilizar la situación monetaria mundial, deshacerse de la deuda basada en una mala especulación, conducir una reorganización financiera por quiebra y emitir créditos para iniciar un auge en la reconstrucción física, o si no enfrentar las consecuencias. Ha llegado el momento del "o si no".

La alerta de pandemia más alta posible

La Dra. Margaret Chan, directora de la OMS, al anunciar el Nivel 6 de la declaración de Alerta, dijo que la H1N1 era la "primera pandemia del siglo XXI". Dijo que sus funcionarios habían llegado a la "decisión unánime" con base en la "evidencia indiscutible de que estamos en los primeros días de una pandemia global causada por el nuevo virus, H1N1".

El día que hizo el anuncio, se tenían reportados unos 28,000 casos confirmados por laboratorios, en 74 países, con 141 fatalidades. Rápidamente están aumentando. Existen cuatro zonas de transmisión autónomas: América del Norte, América del Sur, Australia y Asia. En el hemisferio sur, en donde está empezando la temporada "normal" de influenza en invierno, están despegando los casos nuevos de H1N1 en Chile y Australia.

El patrón de brotes en Chile es ilustrativo. En las 48 horas del 5 y 6 de junio, se más que duplicaron los casos en el país, de 393 a 890. En ese tiempo, los tres chilenos que murieron, eran residentes del puerto sureño de Puerto Montt, que también ha tenido los casos más severos. Puerto Montt se localiza en la región lluviosa de los lagos del sur, en donde la temporada alta de la influenza se produce un mes antes que en la capital, Santiago. Para mediados de junio, la proporción de casos en esta región del sur era el doble que los de Santiago, y mucho más severos. Se teme que el resto del país, y en general el Cono Sur, se vea afectado seriamente con muchos más casos severos.

Hay muchos ejemplos dramáticos de intentos de contención, en la medida en que la infección viaja ahora por todo el mundo. El 11 de junio en Hong Kong, el mismo día en que la OMS declaró el Nivel 6 de Alerta, cerraron todas las escuelas primarias y preescolares, afectando a 500,000 niños. Esto se produjo después de que se descubrió el primer caso de influenza contraída localmente. En cuestión de días, había 12 niños afectados. El cierre se prolongará por dos semanas.

La situación en Egipto preocupa en especial. Ahí, al igual que en Asia, hay muchas razones para temerle al potencial de un efecto de "mezcla" de los cruces genéticos entre el H1N1 y el H5N1 (influenza aviar). Esto podría producir un nuevo microbio, más mortal y transmisible que cualquiera de las dos cepas de influenza actuales. A principios de junio, el gobierno anunció dos casos nuevos de humanos infectados con la influenza aviar. Según la OMS, de los 78 casos de personas infectadas en Egipto con la H5N1, han muerto 28.

Francia convoca a actuar

En Francia, los expertos médicos del gobierno central y del sector privado están solicitando mayores iniciativas de salud pública.

El 9 de junio, en conferencia de prensa de la Sociedad Francesa de Medicina de Cuidados Críticos (SRLF por siglas en francés), el Profesor Bernard Regnier, un alto funcionario de salud de Francia, quien en el 2006 formaba parte del liderato en Francia que respondió a la influenza aviar, dijo que ahora el gobierno le ha ordenado que elabore un plan de emergencia capaz de duplicar el número de camas de hospital, de 250,000 a 500,000, como mínimo, en caso de que la pandemia de influenza afecte a fines año. Esto significaría duplicar en número de camas por miles de habitantes en Francia, de 3.2 a más de 7.

Otro de los oradores en la conferencia de prensa, el Profesor Bertrand Guidet, quien preside la SRLF, mostró planes detallados de cómo los hospitales se subdividirán en zonas (rojas) de alto contagio y zonas (amarillas) de bajo contagio para maximizar los recursos médicos.

La gráfica 1 muestra la proporción de camas y doctores por miles de personas en diferentes países, según el último informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). México -el lugar donde aparentemente se inició la pandemia- tiene solo 1.0 camas, y 1.0 doctores por mil habitantes. En África las proporciones son tan bajas que no pueden contabilizarse. Esto indica la escala de las medidas de emergencia y de colaboración internacional que se requiere.

Pero en Estados Unidos, se ha vuelto casi tabú la sola mención de hospitales y proporciones de infraestructura, bajo el manto de la campaña de "reforma" médica nazi de Obama. A nivel nacional, hoy la proporción de camas por cada mil habitantes apenas si llega a 2.7; esto sigue cayendo, y en docenas de condados y ciudades de Estados Unidos está incluso por debajo de esto. Pero la Secretaria del Salud y Servicios Humanos, Kathleen Sebelius dijo el 28 de mayo, "Yo no sé nada sobre hospitales", cuando, en conferencia de prensa para promover las clínicas para pobres, la EIR le pidió que comentara sobre la tendencia peligrosa al cierre de hospitales en E.U.

En Francia, ya se están debatiendo arreglos contingentes sobre cómo, por ejemplo, hacerle frente al prospecto de que se vieran infectados personal hospitalario y otros servicios de emergencia, o que no trabajaran si un miembro de la familia o de la comunidad fuera infectado. Existen planes para dar prioridad a ciertos grupos para recibir las vacunas y los medicamentos antivirales. En la misma conferencia de prensa del 9 de junio, el Dr. Regnier dió detalles de lo que debe hacerse, identificando que tan "delicado" es este tema, dado que los jóvenes es el grupo más vulnerable al virus en este momento. El corresponsal de la EIR, Karel Vereycken reiteró el punto que, "el triage biológico significaría revivir el programa médico de Hitler de 1933. Aunque los grupos en riesgo son un tema, el enfoque tiene que ser en el sentido de preservar las funciones vitales de los Estados".

Obstrucción globalista británica

Este es el tipo de discusión e iniciativa potencial que quieren aplastar los intereses globalistas británicos. En la conferencia anual del 18 y 19 de mayo de la OMS, el entonces Secretario de Salud británico Alan Johnson le exigió a la OMS que no declarara el Nivel 6 de Alerta, y logró imponer una demora en las cosas. Entre otros puntos, argumentó que una alarma estaría en detrimento del libre comercio y el turismo. La demora de tres semanas se puede medir en decenas de miles de vidas que pudieran perderse. Ahora Johnson ha sido nombrado Secretario del Interior.

Después, el gobierno británico reportó menos casos de H1N1 que los números reales, enumerando 675 hasta el 10 de junio. Como informó AP ese día, "algunos funcionarios de salud de mandos medios creen que el país no está tan golpeado por la influenza porcina en las últimas semanas. La agencia de Protección a la Salud británica niega que haya arraigado la influenza porcina en las comunidades, pero algunos funcionarios de salud han publicado informes mostrando que el virus está tan extendido que se está exportando a otros países". El 10 de junio, el Ministro del Interior de Francia, Michéle Alliot-Marie inició una conferencia de prensa diciendo que, debido a los "desarrollos" en el Reino Unido, Francia empezaría a tomar las mismas precauciones sanitarias ante los viajeros provenientes de Gran Bretaña que las se se toma ante los provenientes de México y E.U.

El 11 de junio, la Dra. Chan respondiendo a una pregunta de un reportero de AP sobre si Gran Bretaña estaba reportando incorrectamente los casos de H1N1, dijo que el Nivel 6 de Alerta de la OMS "se pudo haber declarado mucho antes si la OMS hubiera tenido una información más precisa sobre el alcance creciente de la influenza porcina por toda Europa".

La Dra. Chan subrayó que, dado el Nivel 6 de Alerta, los gobiernos deben cambiar de una política de contención, a una política de mitigación, debido a la generalización de la transmisión que está ocurriendo. Sin embargo, la Agencia de Protección a la Salud británica continúa mintiendo; afirmó que las islas británicas no sufren de una transmisión "sostenida".

En contradicción directa, Nicola Sturgeon, la Ministra de Salud de Escocia, dijo el 11 de junio que la política de Londres para contener la influenza ha sido un fracaso desconsolador. Dijo que Escocia instrumentará y llevará a cabo una estrategia para mitigar la diseminación del virus.