Obama quiere recortarle otros $313 mil millones de dólares al Medicare y al Medicaid

15 de junio de 2009

15 de junio de 2009 (LPAC).— Aparéntemente para el Presidente Obama y sus economistas conductistas nazis recortadores del presupuesto, quitarle $635 mil millones de dólares al Medicare [el servicio médico gubernamental para mayores de 65 años] y al Medicaid [el servicio médico gubernamental para pobres e indigentes] no es suficiente. En el discurso semanal que da los sábados por radio, Obama anunció su intención de restarle otros $313 mil millones de dólares, en los próximos 10 años, lo que haría un total de una reducción de $950 mil millones de dólaresa en los dos programas. Obama dijo que estos son "ahorros que le pondrán freno a gastos innecesarios, e incrementarán la eficiencia y la calidad de la atención médica, ahorros que nos asegurarán que tendremos $950 mil millones de dólares aparte para compensar el costo de la reforma a la asistencia médica en los próximos 10 años".

"Estos ahorros vendran por cambios de sentido común", siguió canturrando. "Por ejemplo, si más estadounidenses están asegurados, podemos recortar los pagos con los que ayudamos a los hospitales para que le den asistencia médica a las personas que no tienen seguro médico. Si los laboratorios farmacéuticos pagan la parte que les corresponde, podemos recortar el gasto gubernamental en las recetas. Y si los doctores tienen incentivos para proporcionar la mejor atención, en vez de más atención, podemos ayudar a los estadounidenses a evitar la permanencia innecesaria en el hospital, tratamientos médicos y exámenes que elevan los costos.

"Estos ahorros destacan el hecho de que asegurar una atención médica accesible y de calidad, está directamente vinculado con la insistencia en la responsabilidad fiscal".

Figuras importantes del Partido Demócrata muy cercanas a la Casa Blanca señalaron que el programa de radio del Presidente Obama el sábado, y al discurso que dio en Green Bay, Wisconsin, a principios de esta semana, eran evidencia de un "cambio de estrategia". Hasta esta semana, la mayor responsabilidad para aprobar en el Congreso la "reforma" al sistema de asistencia médica y vendérselo a los estadounidenses, le estaba asignada a Larry Summers, Peter Orszag, Ezekiel y Rahm Emanuel. Sin embargo, después de la vigorosa intervensión de LaRouche, informaron algunas fuentes, está claro que esta pandilla no puede hacer el trabajo. Ahora, de repente, le dieron al Presidente Obama la mayor responsabilidad. A él le toca vender el programa, con todos sus detalles, y esa va ha ser una tarea imposible. Una fuente señaló que a Obama, en efecto, lo están sacrificando para aprobar por la fuerza este programa, y no hay ninguna garantía de que él pueda hacerlo.