Representante de LPAC confronta a la banda de la "reforma" de la Casa Blanca a la atención médica

4 de junio de 2009

3 de junio del 2009 (LPAC).— En el Instituto Brookings de Washington, D.C., se realizó ayer un acto planeado como la plataforma promocional para la "reforma" hitleriana a la atención médica que el gobierno de Obama pretende convertir en legislación y decretos. La ponente principal fue Christina Romer, presidenta del Consejo de Asesores Económicos del Presidente, quien dio a conocer un documento de 56 páginas sobre "El impacto económico de la reforma a la atención médica". Luego de la exposición de Romer y tres discursos más (incluyendo los de dos miembros del Buró Nacional de Investigación Económica, del cual Romer es miembro directivo), se abrió el espacio para las preguntas, y el segundo turno le tocó a la dirigente de LPAC, Michelle Lerner, quien se identificó como representante del Comité de Acción Política de LaRouche. Michelle Lerner comenzó leyendo una cita del doctor Leo Alexander, donde ataca a los doctores nazis y las políticas aviesas que se promueven ahora. En ese punto el moderador la interrumpió, pero ya el impacto de lo que había leído ya había tenido un efecto tremendo y provocó un tremendo nerviosismo en todo el grupo. Romer trató de suavisarla un poco, pero el efecto ya estaba hecho.

(Para Romer, la intervención de Lerner tuvo un significado muy especial, pues recién acababa de llegar una hora antes de un acto de gala en la Casa Blanca —con Summers, Orszag, Baucus, Dodd, De Parle— para presentar el mismo documento de marras, donde también había sido confrontada por el representante de EIR, Paul Gallagher, quien le enrostró su apego a la "medicina nazi" en la mentada reforma. Gallagher le dijo que los planes de la Casa Blanca se basan en la eliminación de la asistencia médica a las "vidas que no valen la pena ser vividas", como lo hicieron los nazis.)

La esencia de la presentación de Romer en el Brookings, y de los demás discursos, fueron los ahora acostumbrados discursos terribles, sofistas, alabando el plan propuesto como si fuese nomás para ahorrar costos, para recortar el déficito y toda esa cháchara fascista. Además de la intervención de Lerner, en lo que fue un breve período de 15 minutos para preguntas y respuestas, totalmente bajo control, para un públic de 200 personas, llegó una segunda oportunidad para sacar a luz la verdad durante un informe a los periodistas después del acto.

Señora Romer: ¿Por qué utiliza usted el modelo británico nazi de "NICE"?

("NICE" es el engañoso nombre que lleva el sistema británic o nazi para racionar la atención médica)

En efecto, luego del acto hubo una rueda de prensa, a la cual asistió Stu Rosenblatt en representación de EIR. La presentación la encabezó de nuevo Romer, los otros tres oradores, ante unos 25 miembros de la prensa y otros del equipo de Romer. La segunda pregunta la hizo Rosenblatt directamente a Romer:

"Señora Romer, todo su informe y su política se fundamenta, como usted lo dice, en el recorte de los costos y en el recorte del presupuesto con el propósito de reafianzar el déficito, el cual lo ocasionó el rescate financiero a los bancos. El modelo que usted utilisa es el modelo NIVE británico, el cual se basa en recortes sustanciales en la atención médica y en el racionamiento de los servicios de atención médica. Esta política se ha denunciado en toda Europa porque le niega la atención médica a la gente, reduce la dotación de medicamentos, recorta el tratamiento a los diversos cáncer, y sobre todo, eleva la tasa de mortalidad. En Inglaterra, las muertes por cáncer han crecido enormemente y la gente se muere a temprana edad. Eso es genocidio, una política nazi. Hitler decía que hay 'vidas que no valen la pena ser vividas', y por ello mataron gente en base a un análisis de los costos y beneficios en Alemania, porque decían que resultaba muy costoso mantener a la gente con vida. Por ese motivo mataron mucha gente. (En este punto se comenzaron a oir jadeos y a ver muecas desde el podio). Lyndon LaRouche es el director en jefe de EIR y ha calificado esa política como 'nazi' y de 'genocidio' ".

(El moderador comenzó a interrumpir: "¡Haga su pregunta! ¿Cuál es su pregunta?)

Rosenblatt continuó: "Tengo dos preguntas. Primera, señora Romer, ¿denunciará usted su política por nazi, genocida y fascista? Segunda, ¿pedirá usted que corran inmediatamente a Summers, Geithner y Orszag, los autores del plan?"

Romer reaccionó primero con un pasmo y sorpresa, lo cual no es fácil, dado el rostro impenetrable con que pinta su persona. Luego de la primera reacción, respondió: "Déjenme decir que yo no estoy pidiendo ese tipo de recortes. Yo solo pido el recorte de servicios redundantes, no recortar el nivel de vida. Nuestro plan está orientado a recortar únicamente lo que se puede recortar, pero no para afectar la atención a a la gente, etc."

Romer se mostaba muy nerviosa y procedió rápidamente a solicitar la siguiente pregunta.

Cuando se terminó la rueda de prensa, Rosenblatt abordó a Romer en privado y le dijo: "Mire, su política es una pesadilla; se tiene que parar. Si quieren ahorrar dinero, deben eliminar las HMO y ahorrarse $400,000 millones de dólares inmediatamente. Pero usted sabe eso, y no obstante sigue con su propuesta. Usted se considera una experta en Roosevelt. [Ella se sonrió, asintiendo con la cabeza]. Bueno, lo primero que hizo FDR fue declarar a los bancos en quiebra, y lo primero que ustedes hicieron fue rescatar a los bancos. Necesitamos una reorganización de bancarrota. Necesitamos la [legislación que antes regulaba la actividad bancaria] Glass-Steagell, pero Summers la revocó, y ahora estamos en el lío en el que estamos. Summers se tiene que ir las medidas que están promoviendo se tienen que parar".

Romer respondió: "Bueno, al menos ambos pensamos que FDR fue importante", y se escurrió hacia su próxima reunión .

El mismo martes hubo otra reunión todavía para tratar de meter la "reforma" nazi a la atención médica, en otra rueda de prensa conjunta del senador Tom Daschle y el ex Secretario de Salud, Mike Leavitt en el Club Nacional de Prensa. La primera pregunta para Daschle fue de Bill Jones, de EIR, quien le preguntó cómo respondía a la objeción de que el objetivo de su programa de atención médica era respaldar el rescate de Wall Street, recortando la atención médica a los incapacitados para equilibrar el presupuesto, y en definitiva, ¿cual es la diferencia entre su plan y la orden 'T4' de Hitler en 1939 para eliminar a los denominados 'comensales inútiles?'.

Tanto el público asistente como los miembros del podio se quedaron desconcertados. Leavitt le dijo a Daschle que el hecho de que la pregunta estaba dirijida a él [Daschle] le daba un respiro. La respuesta de Daschle fue la de hacerse el muertito, y sacarle al bulto muy 'a la torera'.