Soros y los británicos embaucan al sector en desarrollo con el fascista Keynes

13 de diciembre de 2008

9 de diciembre del 2008 (LPAC).— Es toda una ironía el hecho de que en la conferencia internacional en Paraná, Brasil, "La crisis: verdades y senderos", del 7 al 11 de diciembre, convocada para debatir cómo resolver la actual crisis financiera global, el único orador procedente de los Estados Unidos fuera... ¡un británico! Peor aún, el británico en cuestión fue Thomas Palley, un economista educado en Oxford y desvergonzado apologista del pro nazi promotor del narcotráfico George Soros.

Palley evitó discusión pública alguna de Soros, pero usó el foro que le proporcionaron para promover la economía keynesiana como la única solución a la crisis. La causa esencial de la crisis de hoy, alegó ridículamente, es que la productividad laboral se separó de los salarios reales, lo cual puso al trabajo en una "caja neoliberal". La solución es crear una "caja keynesiana" y poner dentro a las corporaciones y a los neoliberales. Dijo que la forma de resolver la crisis actual es un regreso al "keynesianismo progresista" que promueve, como socialdemócrata laboral, que se dice ser.

John Maynard Keynes fue el representante de Inglaterra en la conferencia de Bretton Woods convocada por Franklin Delano Roosevelt en 1944, donde hizo todo a su alcance para sabotear el propósito antimperialista de Roosevelt. Keynes fue un ardiente defensor de la eugenecia, y en la introducción a su libro "Teoría General" alega que sus propuestas se instrumentarían mejor en la Alemania de Hitler que en una democracia. Congruentemente, la introducción a la primera edición alemana de su "Teoría General" la escribió Hjalmar Schacht, el banquero central de Hitler.

Palley no es nada diferente. Además de promover al fascista Keynes, Palley es un apologista del fascista George Soros. Palley fue el Director del Proyecto Reforma de la Globalización del Instituto Sociedad Abierta de Soros en el 2002 y el 2003, y escribió un documento sobre las llamadas teorías económicas de su jefe en las que lo describe como "una persona impresionante. No sólo es él uno de los financieros más exitosos del mundo... él también es uno de los principales filántropos del mundo... Soros se ha convertido en un intelectual público destacado [cuya] construcción teórica de los mercados financieros se une a la comprensión política y moral profunda, y esto ha contribuido a la reputación de Soros como intelectual público".