Pelea en Turquía en torno al FMI

31 de octubre de 2008

31 de octubre de 2008 (LPAC).— Actualmente hay una gran pelea política en Turquía por las presiones del Fondo Monetario Internacional (FMI) para que ese pais firme un nuevo acuerdo de compromiso contingente que incluiría severas medidas punitivas. El primer ministro turco Recep Tayyip Erdogan está resistiendo las presiones, diciendo que el no va a firmar un acuerdo que "estrangularía" el desarrollo económico de Turquía. Al hablar en conferencia de prensa el 28 de octubre, Erdogan dijo, ""Nos están aconsejando e instigando para que concluyamos un nuevo acuerdo con el FMI. ¿Debemos sentarnos a la mesa y firmar de inmediato un acuerdo con el FMI? Nosotros hacemos acuerdos solo si nuestros intereses se ven satisfechos. Si ellos tratan de empujarnos hacia el acuerdo, diciendo que, ahora es nuestra oportunidad, estrangulemos a Turquía, entonces, perdónenos, pero no nos vamos a involucrar en ese negocio". Agregó, "Si el FMI no se acerca con entendimiento, vamos a tener que irnos nosotros solos por nuestro propio camino". Recordó la mala experiencia con el FMI en el 2000 y el 2002, diciendo que "El tributo fue demasiado alto para el pais".

Argumenta que el gobierno ha está en pláticas con los bancos y comunidad financiera para alcanzar acuerdos sobre cómo hacerle frente a la crisis actual y reiteró que "no habrá acuerdo con el FMI si éste insiste en cercenar los gastos en el presupuesto, ponerle una abrazadera a las inversiones o disminuir los objetivos de crecimiento. Estos son métodos clásicos, y le vamos a dar la espalda a estas demandas. Si frenamos nuestras inversiones en un período tan riesgoso, esto nos va a llevar al desplome. Es especialmente importante en períodos tan dificiles fomentar las inversiones para asegurar que el pais continue adelante. Vamos a aumentar las inversiones para que los problemas en el empleo sean limitados".

Según un informe en Zaman, el FMI exige que el gobierno recorte "drásticamente" el presupuesto y los gastos en los próximos dos meses, así como tambien el próximo año, recorte las inversiones y use los ingresos de la privatización de las compañías del estado, no para invertir en infraestructura, sino para hacer pagos en la deuda externa.