Algunas naciones del Mercosur admiten: las leyes del viejo sistema ya no funcionan

30 de octubre de 2008

29 de octubre de 2008 (LPAC).— Los ministros de Finanzas y Relaciones Exteriores y los directores de los Bancos Centrales de las diez naciones de América del Sur que participan en el Mercosur, sostuvieron una reunión de emergencia el 27 de octubre del presente año, en Brasilia, para discutir la crisis financiera global. La reunión se celebró a insistencia del gobierno argentino. El canciller Jorge Talana le dijo a los periodistas que su gobierno ha estado haciendo llamados desde hace seis años por una nueva arquitectura financiera internacional, y la realidad ha probado que tenían razón. El FMI está entre los responsables de la crisis global, reiteró. Celebrada en Brasilia, la reunión se prolongó tres horas más de lo planeado. "Algunos países" creen que la crisis está empezando a estabilizarse, pero otros creen que va a empeorar, reportó después el canciller brasileño Celso Amorim. Todos los participantes acordaron en "la necesidad de una reforma profunda y abarcante de la arquitectura financiera internacional" pero no se incluyeron ideas sobre cómo debe ser esa reforma, más que incluir una regulación "prudente" de los mercados de capital; una formulación tan cautelosa que hasta los lunáticos librecambistas de Chile estuvieron de acuerdo.

Se alcanzó un "consenso" sobre la urgencia de aumentar la integración y el comercio regional, y activar el Banco del Sur "lo más pronto posible" como medidas para defender la región. Los países también acordaron designar "puntos focales" en cada ministerio y banco central para que coordine las medidas regionales de apoyo de los mercados financieros locales, producción y creación de empleo.

La pelea estalló en torno a una propuesta de Argentina de que el Mercosur adopte medidas proteccionistas comunes en contra de las importaciones baratas que están inundando la región. El canciller chileno Alejandro Foxley reaccionó con furia ante el "aroma" de cambiar el sistema. "Lo peor que podría suceder sería usar esta crisis como excusa para regresar a las políticas que teníamos en los 1960, construir un proteccionismo al viejo estilo que genere barreras en nuestras economías y que solo acentuaría la crisis" le dijo Foxley a la prensa.

Amorim de Brasil, sin embargo, no se quiso comprometer. Dijo, la propuesta argentina no fue aceptada, pero podría tener que implementarse de cualquier manera. "En estas cuestiones, tenemos que ser muy vigilantes, porque estamos en una situación totalmente nueva. Y es como si estuvieramos en el espacio exterior en donde no se aplica la ley de la gravedad como en la tierra".