No cunda el pánico: LaRouche sabe qué hacer

14 de octubre de 2008

12 de octubre de 2008 (LPAC).— El destacado economista y estadista norteamericano Lyndon LaRouche emitió el 11 de octubre la siguiente evaluación sobre la crisis de desintegración financiera global

Ahora, llegamos al punto en que la mentada clase gobernante ha perdido confianza en sí misma. Ya no cree que haya modo posible de controlar esto, con sus actuales medidas. Eso ya está definido. No han caído en cuenta de eso, en el sentido de tratar de aproximarse a un plan que vayan a encontrar, que ahora vayan a adoptar como la "nueva" solución. Pero se ve la tendencia en eso: la idea de un Nuevo Bretton Woods está por todos lados, con muchas versiones. Eso ya está definido.

Pero el Nuevo Bretton Woods no resuelve el problema; y el principal problema es que, la gente no entiende lo que son los Estados Unidos; en especial los ciudadanos de Estados Unidos; porque han estado tanto tiempo perdidos en la selva, que ya no recuerdan cómo era la vida cuando la sociedad era humana. Pero la sociedad es humana y eso va a pasar a primer plano.

Asi que probablemente, en algún momento, en una o dos semanas o lo que sea, tendremos un cambio fundamental en la situación, en la que en esencia vamos a estar a la cabeza de la situación; y eso debido a que ellos no tienen ninguna solución. Yo sí. Y ninguno de los demás la tiene. Hay personas que están más cuerdas o menos desquiciadas que otras, que responderán de acuerdo con esto. Pero por lo que puedo ver, en ninguna parte, incluyendo Rusia, existe una concepción, una concepción real de lo que yo voy a hacer. Y eso tomará un par de semanas, antes de que empiece a quedar claro.

Pero lo que vamos a hacer es simple, vamos a clausurar todo el sistema. ¿Cómo? Bueno, con la quiebra. ¿Qué se hace en una quiebra? Se clausura el sistema. El gobierno lo interviene. Ahora bien, el juego ahora consiste en poner de blanco a los derivados, porque a menos que se destruyan los derivados, no se va a poder llevar a cabo ninguna reorganización financiera en lo absoluto. Porque todo el sistema está hipotecado a los derivados y estamos hablando de miles de billones.

Recuerda lo que son: los derivados no son nada más que apuestas de casino marginales. No tienen ninguna relación con el valor real, solo son apuestas de envite en el casino.

Ahora, el problema también es que estas apuestas de envite constituyen la característica del sistema, debido a la degeneración de la enfermedad llamada Milkenismo, que despues se convritió en Alan Greenspanismo. Y Alan Greenspan y sus amigos británicos convirtieron a los derivados en el rasgo característico, dominante, de todo el sistema monetario.

Y peor que eso, si se saca un derivado y se le pone un precio, este precio ingresa ahora en los cálculos generales de tasas de ganancia, para cierta categoria de cosas; cada una tiene una tasa de ganancia diferente, una tasa de descuento. Asi que la tasa de descuento de un derivado se revierte ahora y se capitaliza, como un activo de capital, con base en una tasa de rendimiento en relación a una tasa de valor total. Asi es cómo se obtiene esa función de miles de billones. Asi que, en otras palabras, nunca hubo nada que realmente se hubiera emitido como un valor en préstamo. Lo que había era prestar y tomar prestado, de una pequeña cantidad que ¡era el rendimiento! Asi que se tomó una tasa de rendimiento del capital, un factor multiplicador, y se creó esta gran masa de llamados activos nominales, que tenían que estar en la forma de activos, de otra manera, ¡no podían exigir un rendimiento, según el sistema financiero!

Ahora, lo que vamos a tener que hacer: ¡Se tienen que eliminar todos los derivados! Se les elimina... no existen. "Ustedes no existen, váyanse, derivados. ¡No existen!" " Quieres derivados, ¡entonces tampoco existes! Puedes meter tu solicitud a la beneficencia pública".

Asi que si nos deshacemos de los derivados, nomás queda lo que se puede reducir a una proporción de boñiga, que es otra definición de los derivados, en algo que tiene valor real actual. ¿Cómo se hace? Bueno, se somete todo al proceso de quiebra. Y hay ciertas cosas que se tienen que pagar, actualmente, para mantener funcionando la economía, se van a pagar; y cosas que realmente no son necesarias para que funcione la economía, que se pueden congelar por un tiempo, sin rendimiento.

La idea de que existe un derecho inherente a una ganancia es boñiga. Se supone que la ganancia es algo que se supone que ganes de alguna manera. Asi que por lo tanto, simplemente tomamos los hogares y otras cosas, cosas esenciales que tienen que funcionar que son reales, y van a continuar funcionando. Y podemos subsidiar esto por la soberanía de Estados Unidos, bajo el Sistema Americano.

Pero lo demás... ¡jaja! ¡Amigo, no te preocupes! ¡Ya sea que se elimine, y eso está en la categoría de los miles de billones; o se le pone en el limbo, donde permanecerá hasta que alguien venga a sacarlos de ahí; o una muy pequeña cantidad de este gran total financiero, que es realmente movimiento corriente de capital. Asi que se reduce la economía al movimiento de producción actual, más nuevas inyecciones de capital paa desarrollar la economía. Y Eso es lo que vamos a terminar haciendo.

Necesitamos el Sistema Americano

Ahora, la manera en que lo vamos a hacer, no se puede hacer sin Estados Unidos, ni tampoco por Estados Unidos solos. Lo que se tiene que hacer, es que, se tiene que crear un sistema de tipos de cambio fijo. Sin la Constitución estadounidense, y nuestra tradición constitucional no se podría salvar este planeta. Está acabado. Estados Unidos es esencial: y los rusos no entienden esto. Quedó claro. Ellos entienden algunas cosas pero no esto fundamental. No entienden el Sistema Americano.

Porque hay un problema con los rusos: en economía se consiguieron al 'Marx' malo. Y, por tanto, tienen una visión marxiana de la realidad, que es el Marx malo. Y por eso, ellos tienen los supuestos axiomáticos del sistema económico británico. ¡Ése es su problema! Ellos ven a los británicos como un opresor, pero no al Sistema Británico como un imperio. Idiotas. No entienden la economía, debido a que piensan en términos marxianos: o del tipo radical, del tipo liberal extremo... Pero en realidad es el Sistema Británico en el que creen, los liberales. Los otros se inclinan hacia un sistema más conservador, que en esencia es marxiano, o esencialmente británico en sus características ontológicas. Por eso, no entienden la economía. Entienden algunas cosas. Como el tipo que sabe ponerse la corbata pero no los pantalones, ¿no? Puede hacer algunas cosas bien, pero el proceso no es tan bueno.

Entonces, lo fundamental es que, lo que estoy haciendo tiene que ser decisivo. Porque se tiene que lograr que el Sistema Americano salve al mundo. Sin el Sistema Americano, no se puede salvar al mundo. La idea del Sistema Americano tiene que surgir desde aquí; no puede venir de Asia, Eurasia. Ellos no tienen esa visión del mundo. Por tanto, no son capaces de gestionar este proceso desde lo alto. Se tiene que gestionar desde arriba, desde el Sistema Americano, que quiere decir aquí: que quiere decir yo, porque ya basen cuál es el estado del conocimiento en Estados Unidos.

Lo que quiere decir, como algunos en Estados Unidos, en el maderamen entienden, que en unas pocas semanas más, yo tendré que jugar un papel decisivo en si sobrevive o no este sistema presente. Porque sin ese factor, no se puede salir de este lío.

Lo que hace uno es que emplea la Constitución de Estados Unidos. Un buen punto de referencia es Hamilton. Se toma esa Constitución, y bajo nuestra Constitución, no se puede emitir dinero que no sea por permiso federal: es el permiso del Congreso, y el permiso de la rama del Ejecutivo. Y la rama del Ejecutivo luego administra esto, una vez el Congreso ha autorizado la emisión del crédito. Nuestro sistema es un sistema de crédito, no un sistema monetario. Hay elementos del sistema monetario fijados a la forma actual del sistema, bajo el Banco de la Reserva Federal y cosas similares. Pero el sistema se mantiene, constitucionalmente, como un sistema de crédito, no un sistema monetario.

Lo que se tiene que hacer, es que tenemos que eliminar los sistemas monetarios del mundo, todos los sistemas monetarios del mundo; ¡y pasar a un sistema de crédito! Así, congelamos el sistema monetario, pero nosotros determinamos qué parte del agregado monetario se convierte en una parte de crédito autorizado, bajo la Constitución de Estados Unidos.

La manera en que se amplía esto, es que, se toman otras naciones, como Rusia, China e India, y las incorporamos al sistema por medio de acuerdos de tratado. Porque solamente existen dos maneras, bajo la Constitución de los, en que se genera crédito: una, con la creación monetaria de crédito, que se controla internamente; la otra es por acuerdos de tratado, y la autorización del Congreso de los acuerdos de tratado que afectan el crédito se realiza en la misma forma que la generación interna de crédito. De manera que si hay un tratado con Rusia, China e India, se ha establecido lo que de otra forma no se podría: un sistema internacional de crédito.

Ahora, tiene que ser un sistema crediticio de tipos de cambio fijo, o no funcionará. El precio del sistema de tipos de cambio fijo no es lo crucial sino su existencia. No el precio relativo. Y debe ser fijo: si no es fijo, no funciona. Porque no se puede crear una moneda internacional, ¡eso tampoco funciona! Lo único que debe haber es un sistema de crédito internacional, y no funcionará a menos que se unan los sistemas de crédito, mediante un acuerdo de tratado; debe ser fijo.

Ahora, por lo que acabo de decir, les es obvio que yo sé exactamente qué hacer y cómo se puede hacer. Todo lo que se necesita es un sentimiento de gran dolor, en los lugares apropiados, de la gente apropiada, y se puede causar que ocurra.

¡Eso es lo que vamos a hacer!

Si no lo logramos, y lo hacemos exactamente de esta manera, no habrá un planeta civilizado durante un prolongado tiempo por venir. Y la población del planeta caerá desde más o menos los 6,500 millones de personas a menos de mil —¿eh?— en un lapso bastante corto. De manera que no hay espacio para nuevos arreglos de esta perspectiva; no es posible, a menos que estén locos. Desafortunadamente, tenemos mucha gente loca por allí, incluyendo unos ignorantes.

Pero se tiene que hacer exactamente de esta manera: Y debiera quedarles claro que si hay modo. Lo fundamental, por supuesto, no es el dinero. El dinero es un mal que se tiene que controlar...

Son los valores físicos los que cuentan... Por tanto, debemos de pensar en esos términos. Apártense de la idea de que el dinero tiene valor. El dinero no define el valor. ¡El valor define el dinero! ¡Ah! De nuevo, ¡el Sistema Americano! Los europeos tontos no tienen idea de lo que es esto, incluyendo los rusos. Ellos quieren regresar a una concepción comunista marxiana del asunto; lo cual, de nuevo, es otra desviación, y peligrosa.

Nosotros tenemos que estar totalmente claros en esto. Y apegarse a esto, y no hacer concesiones en esto. No hagan concesiones para nada sobre estos principios! Nada de decir, "bueno, quizá tienes razón". No digan "quizás tengas razón"; digan "¡Tú estás indudablemente equivocado!" "¡Y eso puede matarte, estar equivocado! ¡Así que deja de equivocarte! ¡Antes que eso te destruya!"