LaRouche explica el crac y su solución de un Nuevo Bretton Woods rooseveltiano en la televisión rusa

6 de octubre de 2008

5 de octubre de 2008 (LPAC)—El programa Vesti Nedeli (Noticias de la Semana) del canal nacional de televisión ruso Rossiya presentó al economista estadounidense Lyndon LaRouche el domingo 5 de octubre, en un segmento sobre la desintegración financiera mundial en marcha. En extractos de una entrevista con el corresponsal de Rossiya, Konstantin Syomin, LaRouche planteó la inevitabilidad de la defunción de todo el sistema financiero actual, probablemente para fines de este año. La alternativa de emergencia, dijo LaRouche en esta transmisión, "requeriría que Estados Unidos acudiera a Rusia, China e India. De acordar la reorganización del sistema monetario–financiero internacional, podríamos resolver el problema. Esto significaría recurrir a un enfoque rooseveltiano, a una especie de nuevo sistema de Bretton Woods". Vesti Nedeli es el noticiero dominical que resume los acontecimientos de la semana, en horario estelar, para el canal nacional Rossiya, cuyo público asciende a 70 millones de televidentes. A lo largo del programa del 5 de octubre, el conductor Yevgueni Revenko centró la atención en las propuestas del presidente ruso Dimitri Medvedev a favor de crear una nueva arquitectura financiera, así como en la insistencia del primer ministro Vladimir Putin en que la clave de una solución duradera estriba en espolear la economía real, en oposición a administrar la crisis financiera.

En el segmento principal del programa se informó de las pláticas que sostuvo Medvedev a principios de octubre con la canciller alemana Ángela Merkel en San Petersburgo, en las que instó a tomar "decisiones colectivas" sobre la crisis financiera. Al presentar el segmento del corresponsal Syomin sobre la crisis en Estados Unidos, enfocado en el plan de rescate del secretario del Tesoro Henry Paulson, Revenko señaló que en la reunión que sostuvieron el día anterior Alemania, Francia, Italia y Gran Bretaña —los países de la Unión Europea que también forman parte del Grupo de los 8—, el presidente francés Nicolás Sarkozy propuso convocar, pero muy pronto, a una reunión ampliada del G8 que incluya la participación de Brasil, China, India, Sudáfrica, México, y posiblemente Corea del Sur y Australia.

Syomin presentó el cuadro de un pueblo estadounidense estremecido por el desempleo súbito. Vesti Nedeli cotrapuso las palabras del secretario de Estado del Vaticano, Tarcisio Bertone, sobre la moralidad en la economía, a las payasadas de Paulson y la presidenta de la Cámara de Representantes estadounidense Nancy Pelosi en cuanto al plan de dizque rescate. Syomin hizo hincapié en que el problema no sólo es la deuda, sino los "billones de derivados, los cuales representan obligaciones financieras endemoniadamente complejas que sencillamente resultaron ser ficticias".

Fue ahí que introdujo la sección con los comentarios de Lyndon LaRouche:

" 'Este sistema, en su forma presente, está prácticamente extinto. Este sistema probablemente no sobreviva este año. Para el día primero del año, pueda que tengamos un sistema monetario–financiero internacional quebrado. La pregunta es: ¿cuál es la alternativa a un derrumbe? Implica una reorganización, de emergencia, de todo el sistema monetario–financiero internacional. Esto requeriría que Estados Unidos acudiera a Rusia, China e India. De acordar la reorganización del sistema monetario–financiero internacional, podríamos resolver el problema. Esto significaría recurrir a un enfoque rooseveltiano, a una especie de nuevo sistema de Bretton Woods', señaló convencido el economista Lyndon LaRouche.

"La mención de Franklin Roosevelt va al grano. A lo que más se parece el derrumbe actual es a la Gran Depresión de 1929. Por tanto, pareciera que éste es el momento adecuado para que un presidente demócrata aparezca y proponga otro Nuevo Trato de intervención del gobierno en la economía. Pero, en vez de Roosevelt, hoy tenemos a [barack] Obama y [john] McCain, y en vez de un Nuevo Trato, el plan de [george] Bush y Paulson.

"[Una persona hablando en un mitin en la calle:] '¿Qué tanto han conseguido para nuestro bolsillo? ¡Están embargando nuestras casas y rescatan a las empresas!' [sindicalista:] 'Estoy aquí para oponerme a esta nacionalización. Ésta es una redistribución para los ricos'. El estadounidense del común está molesto.

" 'Recuerden que esta legislación propuesta fue derrotada el lunes [29 de septiembre] en la Cámara de Representantes. Pues bien, esto reflejó que 70% de los votantes de Estados Unidos odia lo que está proponiendo el Gobierno de Bush en estos momentos. La popularidad del Washington político, de la capital, entre los ciudadanos comunes y corrientes de Estados Unidos, ha caído a menos del 10%. [En la versión transcrita, que no pasó al aire, LaRouche continuaba: Estamos en una situación revolucionaria, en la que menos del 10% de la población de Estados Unidos está de acuerdo con las medidas del gobierno, y lo odia por estas medidas]', señaló Lyndon LaRouche".

Syomin fue enfático al insinuar que el Congreso cedió por su miedo político y físico a Wall Street. En el segmento transmitido se citó al analista italiano Giuletto Chiesa, en cuanto a que el peligro de una guerra es muy grande. La versión transcrita también cita a LaRouche a este respecto.

Syomin citó la amenaza de golpes y violencia, como se vio durante la Gran Depresión con la intentona de golpe contra el presidente Franklin Delano Roosevelt, que Smedley Butler dejó al descubierto. "Un grupo de banqueros y militares que se oponía al Nuevo Trato quería establecer una dictadura", se escuchó decir al aire en esta transmisión de lo más desusada en la televisión estatal rusa. "Entre los conspiradores estaba el abuelo del actual presidente [estadounidense], Prescott Bush".

Al pasar de Syomin a un informe final sobre las medidas que tomó el Banco Central ruso contra la crisis a principios de octubre, Revenko ligó los comentarios de LaRouche con las iniciativas del presidente Medvedev: "Como ven, los economistas estadounidenses serios también hablan de formar una nueva arquitectura financiera. Les recuerdo que el presidente Dimitri Medvedev sacó esto a colación en el Foro Económico de San Petersburgo", a principios de este año.