Tremonti: Paulson quiere que paguen justos por pecadores

26 de septiembre de 2008

25 de septiembre de 2008 (LPAC).— En una larga entrevista concedida al periódico Il Foglio del 24 de septiembre, el ministro de Economía de Italia, Giulio Tremonti ridiculizó el plan de Paulson e hizo de nuevo un llamado por un Nuevo Bretton Woods. "Hay una cantidad enorme de deuda vencida, de pagarés por pagar". Tremonti explicó que el costo de la crisis "pudiera ser cubierto por los contribuyentes, porque el rescate público es una forma de quitarle la factura a los culpales y entregarsela a los inocentes, de la locura de las finanzas a la bolsa de los contribuyentes. O, se puede pagar con inflación; una inflación enorme capaz de absorber en un corto período de tiempo grandes posiciones en deuda. Y por lo tanto, de nuevo el costo para la colectividad, siendo la inflación un impuesto y uno injusto. O, [se pudiera pagar] con algo más, de lo cual es mejor no hablar". Cuestionando directamente sobre lo que piensa del plan Paulson, Tremonti respondió: "es mejor pensar por uno mismo."Es fácil juzgar desde fuera, pero es evidente que desde un principio no hubo un entendimiento cabal e inmediato de las dimensiones de la crisis. Primero una medicina, despues otra, tambien con el efecto de agravar la enfermedad". "Había una crisis de la deuda y uno de los remedios fue crear enormes botadeors al aire libre de activos intoxicados con deudas. Con moverlos de un lado a otro, los activos de deuda no dejan de ser activos de deuda". Cualquiera pudo ver que la crisis se dejaba venir "solo con ver las hojas de contabilidad de los bancos... el apalancamiento financiero tenía una relación de 20, 30 por uno ". Los economistas "tienen que explicar su silencio, prolongado hasta el 2007 y más adelante" sobre la crisis que arremetía. "Malos maestros, exorcistas, alquimistas, charlatanes, chamanes, gurus".

Tremonti explicó despues de nuevo su propuesta de crear una red entre el banco de inversiones Europeo y los bancos nacionales tipo KFW para financiar inversiones en infraestructura. "Yo le agregaría un nombre insospechabo al de Roosevelt, Keynes y Delors", dijo Tremonti. En vez de mencionarse a sí mismo, contó la historia de "un banquero muy viejo y famoso en Milán" quien le explicó cómo la autopista Milán-Roma, en los cincuentas, se financiero mediante bonos y se cubrió con el pago de casetas. "Una obra pública, con base en el capital privado. La visión, el proyecto y la dirección eran públicas. El resto era privado. Esto, para decir que lo que pasa por el presupuesto público no solo es público. La intervención pública no se hace necesariamenta mediante el déficit público, aumentando los gastos públicos o reduciendo los impuestos privados. La intervención pública puede ser más productiva que poner grandes masas a hacer hoyos solo para pagarles". Cuál es la primera doctrina económica que hay que olvidar si es que queremos regresar a Keynes y Roosevelt, le pregunta el entrevistador a lo que Tremonti responde"el valor del accionista".

Tenemos que reemplazar reglas malas con reglas buenas. 'El definir esas reglas no es la tarea del mercado. Es tarea de los estados". Y el periodista concluyó parafraseando a Tremonti sobre el Nuevo Bretton Woods: "Es el nuevo Bretton Woods que pide el ministro en su libro —un nuevo marco de reglas imbuidas en el derecho internacional mediante tratados que son obligatorios para todos. Una iniciativa política que tiene que llevarse adelante a nivel intergubernamental, supranacional".

Tremonti: "La coyuntura política es que 2009 es el año en el que Italia va a presidir el G-8".