Periódico gubernamental ruso cita a LaRouche sobre el sistema de tipos de cambio flotante

16 de septiembre de 2008

15 de septiembre del 2008 (LPAC).— En la edición del 16 de septiembre de RG-Biznes, el suplemento económico del diario gubernamental ruso Rossiyskaya Gazeta, los periodistas financieros Alexei Chichkin y Yevgeni Vasilchuk citan de manera extensa al economista estadounidense Lyndon LaRouche, con respecto a las anomalías del sistema monetario de tipos de cambio flotante de 1971 en adelante, que ahora toca a su fin. El artículo se titula "Ataque al coloso monetario: Rusia y el mundo intentan disminuir su dependencia de las medidas de la Reserva Federal estadounidense y el tipo de cambio del dólar". Aborda la necesidad urgente, en especial para países exportadores de materias primas como Rusia, de un sistema monetario que proteja toda soberanía del país sobre su propia economía. La publicación es así otra señal de una respuesta positiva potencial de Rusia a cualquier apertura política económica y financiera de los EUA que se base en las tradiciones del Sistema Americano y la política anticolonial de Franklin Delano Roosevelt, como la formula hoy día LaRouche con su propuesta de las cuatro potencias para que los Estados Unidos, Rusia, China e India formen el comité iniciador de un nuevo sistema monetario de Estados nacionales soberanos. Chichkin y Vasilchuk resumen cómo la crisis financiera mundial actual amenaza a todo mercado y economía nacional, señalando en particular el vínculo entre la volatilidad del dólar y los precios mundiales de las mercancías. "Los países exportadores de materias primas se hayan en la posición más vulnerable", escriben, "dado que los precios mundiales para la mayoría de los tipos de materias primas se cotizan en dólares estadounidenses. Los precios de las materias primas dependen, ahora más que nunca, menos de la oferta y la demanda, y más de la política de la Reserva Federal y la especulación mundial financiera y de los mercados de valores y materias primas". Vale señalar, agregan, que fue la especulación dólar-materias primas, y el derrumbe de la mayoría de los precios del mercado mundial para las materias primas, a finales de los 1990, lo que condujo al crac del sistema financiero y económico de Rusia, Rumania y Albania.

Debido a las nuevas amenazas contra las economías nacionales, escriben los autores rusos, "algunos expertos plantean volver, por ejemplo, a fijar las cotizaciones de las monedas nacionales al precio mundial promedio del oro o el platino. Aquí tienen en detalle la perspectiva en la materia que da el bien conocido economista estadounidense y alemán [sic] Lyndon LaRouche". Luego reproducen una cita de la conferencia de LaRouche a estudiantes de la Academia de Finanzas y Derecho de Moscú el 15 de abril del 2004:

"Cuando convertimos el sistema mundial en un sistema monetario de tipos de cambio flotante en 1972, el interés financiero angloamericano estableció en realidad un tipo de dictadura imperial sobre las finanzas del mundo. Lo que ocurrió, es que el mercado de Londres, que es el centro de la especulación mundial, empezó a dirigir las operaciones financieras contra las monedas de varios países. Lo que hicieron es que debilitarían el valor especulativo de la moneda nacional. Luego dirían al país en problemas que llamaran al FMI para asesoría, o al Banco Mundial. El FMI y el Banco Mundial sugerirían al país, devalúen su moneda, oficialmente. Y, también, acepten una deuda nueva, en la cual no habían incurrido: al devaluar su moneda, se estaría engañando a sus acreedores. Ahora deben aceptar una deuda que les extiende el FMI, no porque hayan pedido prestado dinero, sino para compensar a sus acreedores, por el pago futuro menor que hagan".

En años posteriores, explica el artículo de Rossiysaka Gazeta, este modo de relaciones empeoró por la inflación de una enorme burbuja de derivados y la aparición de nuevas instituciones, los fondos especulativos, que trabajaron de manera exclusiva en esta área especulativa. Hoy, informan los autores, "muchos países discuten de nuevo formas de 'separar' sus monedas de la canasta de monedas de EUA y otros países del sector avanzado. Esto incluye nociones de relación al oro o la creación de monedas regionales fijadas a los precios promedio de otros metales preciosos". Chichkin y Vasilchuk remontan algunas de estas ideas a los esquemas de la posguerra impulsados por la Unión Soviética (tras la muerte de Roosevelt, y la exclusión de la URSS del FMI, el Plan Marshall y otros proyectos económicos globales), tales como la conferencia internacional económica de abril de 1952 en Moscú, y el establecimiento en 1950 de una unidad de cuenta del rublo transferible fijado al oro. (En los 1970, Lyndon LaRouche y su movimiento propusieron un sistema basado en el rublo transferible, junto con la propuesta del Banco de Desarrollo Intenacional de LaRouche, y el comercio e inversión triangular Este-Oeste-Sur, como un contrapeso contra el sistema de tipos de cambio flotante posterior a 1971). Los autores rusos afirman que la experiencia de la política soviética contra el dólar de finales de los 1940 y comienzos de los 1950 está bajo estudio, y copiada en parte, en China y unos 20 países más.

En conclusión, los periodistas de Rossiyskaya Gazeta escriben que una fijación al oro como tal quizá no sea práctica por el momento. Sin embargo, afirman, "el costo con que cargan los países, con relación a la extensión de crédito de facto a la economía estadounidense, se ha vuelto demasiado grande. Por tanto, lo que urge es desarrollar una política financiera y económica integral cuyo centro sea la dirección del gobierno soberano sobre el sistema financiero nacional y de la economía en su conjunto".