Tremonti pide un programa de inversiones públicas

10 de septiembre de 2008

8 de septiembre de 2008 (LPAC).— El ministro de Hacienda italiano, Giulio Tremonti, polarizó el último dia del seminario international Ambrosetti en Cernobbio, Italia, ayer, con su propuesta de usar el Banco de Inversión Europeo para lanzar un plan de inversiones públicas de envergadura en Europa. "La economía está en crisis y vemos que en todos lados de Europa solo un plan grande de inversiones públicas puede sacar a Europa de la crisis global", dijo Tremonti. Hizo un llamado para usar el Banco de Inversión Europe (BIE) como el instrumento de créditos para financiar dichos proyectos y anunció que pedirá un estudio de factibilidad con este fin en la próxima reunión de ministros de Hacienda europeos el 12 de septiembre. El BIE fue fundado en 1958 y es un banco cuyos accionistas son los 27 estados miembro de la Unión Europea, con el número de acciones proporcionales a la importancia del estado miembro. Asi que Alemania, Italia, Francia, el Reino Unido tienen cada uno de ellos el 16.1% de las acciones, España tiene el 9.7%, Bélgica y Holanda cada uno tiene el 4.4% y así hasta llegar a Malta el accionista con menores número de acciones, 0.04%. La junta directiva del BIE está compuesta de los ministros de finanzas de los estados miembro de la Unión Europea. El actual capital del BIE es de 164,800 millones de euros.

Tremonti dijo que el modelo para el nuevo rol del BIE era el Freditanstalt fur Wiederaufbau (KFW) alemán y el Caisse de Depot francés. Su propuesta recibió el apoyo del dirigente de la oposición de Italia, Walter Veltroni quien sugirió que no se deben considerar las inversiones en infraestructura como parte del déficit presupuestal.

Desde el público le preguntaron a Tremonti cuál era su ideología. "Nosotros no tenemos ideologías, sino ideas", dijo, "No aprobamos ninguna de las ideología que caracterizó al siglo pasado; ni las últimas, el 'nadaismo' de 1968 ni el 'libremercadismo'. Estamos en contra de los nada-ismos, por ejemplo, en las escuelas". Sobre el "libremercadismo" dijo que "los últimos informes de los Estados Unidos destacan [la evidencia] de la locura financiera. Creemos que existe más moralidad en un carro que en un derivado financiero, y creemos más en la producción industrial que en las finanzas por sí mismas".

Al respecto, Lyndon LaRouche comentó que "Las intenciones de Tremonti son claras y está enviando señales de estas intenciones. Todavía no está promoviendo legislaciones concretas, y no debemos tratar de analizar cómo es que va a tratar de plasmar realmente esto en leyes".