Las noticias más edificantes de hoy: Crédito a quien lo merece desde hace tiempo

9 de septiembre de 2008

por Lyndon H. LaRouche, Jr. 9 de septiembre de 2008

——————————————————————————————————

Una nota de reconocimiento a lo que muchos de ustedes han hecho.

——————————————————————————————————

Ustedes en Europa probablemente puedan dejar de preocuparse de la economía muy pronto. Lo que han decidido hacer conjuntamente la Presidencia de EU, el Congreso y los candidatos presidenciales, significa que no solo EUA, sino la economía del mundo, está a punto de hundirse en el mayor derrumbe de toda la historia moderna. Si eso sucede, pueden estar seguros de una cosa; la buena noticia, entonces, sería que la causa de sus preocupaciones actuales sobre la economía terminará muy pronto.

Londres, por supuesto, tiene un plan para enfrentar esto. Es el mismo plan que presentó el actor de cine canadiense de 1930 Raymond Massey en su papel de la versión al cine de "The Shape of Things to Come" de H.G. Wells. En el plan de H.G. Wells, el mundo en su conjunto se va completamente al infierno, excepto por un puñado de superconspiradores que llegan de la vecindad de Arabia Saudita, para anunciar que se apoderan de lo que quedado del mundo antes de que la gran guerra (que actualmente la OTAN amenaza con iniciar) haya reducido el tamaño de la población del planeta al tamaño que ahora exige el príncipe Felipe de Gran Bretaña, y Bertrand Russell antes de él.

La noticia más importante es que fuiste tú, el ciudadano típico de Norteamérica, o de Europa occidental y central, quien habrá hecho posible este acontecimiento conmovedor. Estás a punto de gozar del espectáculo de más coágulos de sangre, que te hayas imaginado nunca como posible, ni en la película moderna más sensacional u otras diversiones. Va a ser la globalización, pero más allá de tus sueños más turbulentos, y tiempos de suerte para quienes cuenten con vecinos comestibles.

No te ruborices; mereces mucho del crédito por este maravilloso espectáculo de la globalización. No seas tímido; nada de esto pudiera haber sido posible sin tu indiferencia hacia lo que se pudiera haber hecho para impedir la interferencia con la ocurrencia de este verdaderamente emocionante estado de cosas en el mundo que ya se nos viene encima.

No pienses que no aprecio lo cuidadoso que has sido para no impedir que sucediese todo esto. Mereces saber, en caso de que nos estemos acercando a los últimos momentos de tu parte del mundo, que sin lo que tu has hecho, o dejado de hacer, ninguno de estos emocionantes acontecimientos pudiera haber sucedido.