Breve y conciso: ¡Bush no es un paracaídas!

9 de septiembre de 2008

por Lyndon H. LaRouche, Jr. 9 de septiembre de 2008

——————————————————————————————————
Lo siguiente lo resume todo. No hay manera en que la economía estadounidesne sobreviva para la estación de otoño, a menos de que se haga algo ahora, para anular prácticamente todo lo que ha hecho el secretario Paulson, y lo que ha hecho el Congreso, desde que el senador Chris Dodd y Barney Frank sacaron la estafa legislativa que puso las cosas en su sitio para que ocurriese esta tragedia nacional. ——————————————————————————————————

El domingo, el Secretario del Tesoro Paulson se lanzó desde una gran altura, con el Presidente George W. Bush, Jr., en vez de un paracaídas, en su espalda. El senador estadounidense Chris Dodd tiene sus brazos fuertemente en torno a una de las piernas de Paulson, mientras que el desatinado parlanchín del congresista Barney Frank se agarra desesperadamente rápido a la otra. Los cuatro juntos estarían de acuerdo en que la experiencia es sensacional, pero, ahora, cada uno ha empezado a adivinar cual de ellos es el que realmente va a recibir el primer impacto de la caída política.

Nadie sabe la respuesta a ese interrogante, pero un lugar probable de impacto será donde se ubica la tienda de campaña del senador Barack Obama.

Probablemente, cuando se haya dicho y hecho todo, la economía estadounidense totalmente arruinada por la iniciativa de Paulson quedará salpicando el paisaje, el senador McCain de pie en medio de los escombros del paisaje, de costa a costa, y desde la frontera canadiense hasta la de México.

Es decir, a menos que tú, el ciudadano, des un paso al frente ahora, para anular las acciones lunáticas del equipo de Bush, Paulson, Dodd y el chacharero Barney Frank. No grites, ¡muestra algo de optimismo! Patéale el trasero a esos pobres idiotas, mientras aún estás en pie.