¿Qué hacer con la industria automotriz?

5 de septiembre de 2008

4 de septiembre de 2008 (LPAC).— Durante 100 años, la industria automotriz ha sido el mayor depositorio de la decisiva capacidad de máquinas-herramienta en Estados Unidos, su "arsenal de democracia", cuando sea necesario necesario; la reserva para el progreso industrial potencial que separa a una nación industrial desarrollada del tercer mundo. Pero el mercado automotríz, estancado por largo tiempo, está ahora en proceso de desintegración junto con la economía en general, en donde las ventas de autos para el 2008 probablementemente van a ser un 25% menores que las del 2005. Se está clausurando el "principio de las máquinas-herramienta" de la economía de Estados Unidos. Este año es probable que sólo 13 millones de familias estadounidenses superendeudadas puedan comprar un carro, comparado con los 17 millones del 2005. Fue entonces cuando el economista Lyndon LaRouche previendo esta desintegración, propuso una nueva misión para el sector automotriz de máquinas-herramienta: contruir infraestructura económica vital, con créditos federales, bajo una corporación federal tomando como modelo la reconversión durante la Segunda Guerra Mundial.

Sin embargo, algunos en el Congreso federal, y los dos candidatos presidenciales están pidiendo, en vez de esto, una patética "reconversión" de la poca capacidad que no se clausure, para constuir carros pequeños y "minis". ¿Creen que necesitamos carritos eléctricos, en vez de nuevas plantas de generación de electricidad y capacidades de transmisión? ¿O quizá solo están quedando bien con los gerentes generales automotrices desesperados, que exigen un rescate de $50 mil millones para "reconvertir", solo para sobrevivir?

"La verdadera cuestión son los APP(*)", declaró LaRouche, porque si se reconvierte realmente la industria automotriz, para que deje de construir solo carros y vehículos de transporte individual, y se meta a la construcción en serio de componentes infraestructurales para una recuperación económica a nivel nacional, "el programa fascista de las APP quedaría aplastado".

Quizá deberíamos preguntarle a esos congresistas incautos y a los incompetentes gerentes de las "cuatro grandes" industrias automotrices: ¿éstá Felix Rohatyn y Michael Bloomberg jugando con tu APP?"

* Asociación Público-Privada