LaRouche: los bancos apalancaron propiedades hipotecarias que no les pertenecían, y eso puede echar abajo al sistema

23 de noviembre de 2007

[a:href="\/news\/2007\/11\/16\/larouche-banks-leveraged-unowned-mortgage-properties-could-b.html"]LaRouche: Banks Leveraged Unowned Mortgage Properties, Could Bring Down the System[/a]19 de noviembre de 2007 (LPAC).— Lyndon LaRouche comentó el pasado viernes 16 sobre las implicaciones de la decisión que tomó el pasado 31 de octubre el juez federal Christopher A. Boyko, de declar sin lugar el caso de 14 viviendas amenazadas de embargo en Cleveland por el banco Deutsche Bank National Trust Co. La interrogante que se plantea es si los bancos han estado duplicando el uso de sus activos. Cualquier sospecha y duda acerca de ello es suficiente en si mismo para derrumbar al sistema.

El caso de Cleveland, en breve, es que al demandante, Deutsche Bank Turst, se le negó la demanda de embargo a 14 propietarios de vivienda, luego de que el juez encontró que el banco no había realizado el registro debido de los títulos de propiedad, contatos de hipoteca y demás exigencias ante las autoridades, por escrito, de las las supuestas propiedades que reclamaba el Deutsche Bank, según lo exige la ley del caso.

De acuerdo a los comentarios en los medios financieros sobre el fallo del juez Boyko, se ha vuelto algo común dl hecho de saltarse ese requisito legal, luego de que los acreedores conviertieron los préstamos a los propietarios de vivienda en títulos valores para revenderlos en los mercados financieros. Como lo caracteriza el diario The New York Times en un artículo del 14 de noviembre, el proceso de revender hipotecas se hizo "rápido y barato", sin molestarse en ninguna documentación escrita en ninguna parte de la cadena.

LaRouche señaló que de hecho, si los bancos cuentan entre sus activos vigentes las hipotecas, sin ningún reistro ante las autoridades locales en que se ubica la propiedad, se crea la sospecha, si no se prueba, de que los bancos podrían estar utilizando el mismo activo varias veces. La suma que se carga al activo podría ser muchísimo mayor al propio activo. Esto "huele a problema serio".

Cualquiera que vea eso puede ver el modo en que se duplica el uso de los activos y se crean obligaciones que superan por mucho a los activos. Por la naturaleza de esos mercados nadie sabe que tanto se ha comprometido un activo; nadie sabe que tanto se ha aplancado.

Hay la sospecha legítima de que se han vendido préstamos como parte de un paquete estructurado de títulos valores, varias veces. Los incluyen en un paquete que venden y luego se endeudan en base al mismo. El mismo activo nominal, lo revenden varias veces.

Cuando surge esta sospecha en una caso federal, en una ciudad importante de Estados Unidos, la sospecha es legítima. "¿Se utilizó varias veces este activo?" Incluso sin prueba de que haya ocurrido en alguno de esos casos, tan sólo el olor de esta situación puede hacer estallar al sistema. "Los agarraron con las pantalones abajo, sin que estuvieran sentados en la poceta".

De lo que se trata es que los bancos se prestan el endeudamiento. Es como si alguien emite un cheque, lo firma, pero no lo pone a circular. El cheque se usa nomás para crear un proceso inflacionario artificial. Esa es la situación con ese tipo de prácticas financieras, en las que un acreedor le vende a otro el documento de hipoteca como si le vendiese un valor que rinde ganancias financieras, y luego al final el deudor que habita la vivienda termina sin saber quien es el acreedor.

Nomás de ver esta característica del sistema, podemos concluir que se está derrumbando. Todavía falta por venir lo peor.