La Comisión 1776 de Trump exhibe su talón de Aquiles

22 de diciembre de 2020

22 de diciembre de 2020 — El viernes 18 de diciembre, la Casa Blanca dio a conocer los nombres de los 18 miembros de la “Comisión 1776” del Presidente Donald Trump, creada supuestamente para preservar la comprensión de la misión de los fundadores en la construcción de la república sobre el fundamento de la Declaración de Independencia y la Constitución de Estados Unidos. Trump anunció por primera vez que formaría la Comisión hace meses, en respuesta a los ataques a monumentos históricos por parte del grupo “Black Lives Matter”y de otros como “Antifa”, así como los diversas manifestaciones con la intención de des-construir la historia de Estados Unidos y de su Constitución misma. Desafortunadamente, la composición de la Comisión es totalmente congruente con el talón de Aquiles que ha manifestado Trump durante toda su presidencia: su inclinación a jactarse del supuesto “éxito” del libre mercado y de la creciente burbuja de Wall Street. 

Es necesario realizar un examen a fondo sobre los miembros de la Comisión y de sus actividades, para contrarrestar a esos pretendidos patriotas de ideas completamente anticonstitucionales que promueve esta comisión, tales como la “libre empresa”, el “libre cambio” y el “capitalismo” que nunca se mencionan en los documentos de los fundadores de la república de Estados Unidos, porque se oponen a la esencia del compromiso de la república con la humanidad universal que encarnan las ideas del “bienestar general”, del “bien común”, y del “bien público” y los demás conceptos similares que define la Constitución, así como subsecuentemente uno de sus principales autores, el primer secretario del Tesoro, Alexander Hamilton. Quizás haya algún patriota por ahí que se pudiera encontrar en la Comisión, pero tal y como está integrada ahora, lo que puedan hacer para cumplir su misión es prácticamente nulo. 

El presidente designado de la Comisión es Larry Arnn, un fiel británico traidor a Estados Unidos. Su carrera se lanzó como el principal investigador de sir Martin Gilbert en su biografía oficial de Winston Churchill. Arnn ha publicado tres libros, uno de los cuales se titula “Winston Churchill and the Salvation of Free Government” (Wiston Churchill y la salvación del gobierno libre). En mayo de 2017, publicó un artículo (https://www.businessinsider.com/winston-churchill-iron-curtain-college-speech-2017-5) sobre el infame discurso de Churchill en 1946 sobre la “Cortina de Hierro”. En el artículo alaba a Churchill y a su anfitrión, el entonces Presidente Harry Truman, por el papel que jugó en cambiar la política de Estados Unidos después de la Segunda Guerra Mundial, de unas relaciones internacionales pacíficas y prósperas, hacia unas relaciones de conflicto entre las potencias coloniales y el resto del mundo, en especial la Unión Soviética. 

El elogio de Arnn para la geopolítica churchilliana es congruente con su adhesión a la economía británica de libre mercado. Según la biografía de Arnn que tiene en su portal electrónico la Universidad Hillsdale, de la cual él ha sido presidente desde el 2000, la carrera de Arnn ha consistido en pasarse desde 1985 hasta el 2000 como presidente del Instituto Claremont. Este es un grupo de peritos conectado a la Universidad Claremont, la cual, igual que Hillsdale, es uno de los centros de la subversión librecambista en Estados Unidos. Una de los luces más influyentes que guían al Claremont y su visión antiestadounidense es el profesor de mucho tiempo Harry Jaffa, que fue discípulo del filósofo germano-americano Leo Strauss. Brevemente, Strauss se destacaba por promover la idea de que las élites de la sociedad deben presentar dos clases de verdades diferentes: Una para la discusión “esotérica” (o sea, interna) y otra para discusión “exotérica”, (o sea para el público). 

De manera rutinaria Claremont patrocina debates con las principales organizaciones de la mentada “Escuela austriaca” en Estados Unidos, la Sociedad Ludwig Von Mises. Las dos instituciones alegan que tienen diferencias, pero por parte de Claremont, John C. Eastman explica que en su mayor parte coinciden en los principios, pero la diferencia está en que Claremont reclama que su visión se basa en la Declaración de Independencia y otras fuentes “estadounidenses”, mientras que la Sociedad Von Mises se basa en Aristóteles y otras fuentes europeas (https://claremontreviewofbooks.com/digital/restoring-the-general-to-the-general-welfare-clause/). 

Las otras organizaciones en las que participa Arnn son todas de la misma ideología traidora: la Fundación Heritage, el Centro Henry Salvatori, el Colegio Claremont McKenna, la Sociedad Filadelfia, la Sociedad Mont Pelerin, la Sociedad Internacional Churchill, y el Instituto de Estudios Intercolegiales. Claremont se conoce como una de las “grandes” instituciones dedicadas a promover el librecambismo y filosofías similares. 

Obviamente, esperanza de que la Comisión 1776 pueda restaurar los principios fundadores de la república de Estados Unidos, bajo la presidencia de Arnn, es tan fútil como eran las esperanzas de quienes veían a un campeón en el llorón arrastrado y belicoso de William Barr.