Conferencia del Instituto Schiller, 12 sep 2020: Cor.(ret) Black: La OTAN se debe disolver

sáb, 19 dic 2020 - 10:02 am

vPqD4m5FYXw

Conferencia del Instituto Schiller
"El mundo después de las elecciones en Estados Unidos:
construyamos un mundo basado en la razón"
Sábado y domingo, 12-13 de diciembre, 2020
La OTAN se debe disolver

Presentación pregrabada del Coronel (ret) Richard Black

Invitación y programa de la conferencia

Video del Panel 1

Videos de esta conferencia en inglés

 

SEN. RICHARD BLACK

Estoy muy contento de estar aquí con el Instituto Schiller, y quiero que sepan de antemano que vengo a esto como un estadounidense muy patriota. He arriesgado mi vida cientos de veces en combate. Así que soy muy patriota pero me preocupa mucho la OTAN.

La OTAN, en mi opinión, representa una amenaza muy grave para la paz mundial. De hecho, es la pieza central del estado profundo. Remontándonos a 1949, la OTAN se formó como una alianza defensiva contra la Unión Soviética, que tenía un enorme poder de armas nucleares. La Unión Soviética, en respuesta, formó el Pacto de Varsovia, seis años después, en 1955. Pasaron muchos años de Guerra Fría. Afortunadamente, no hubo guerra nuclear ni guerra convencional. La Guerra Fría terminó en 1991, cuando la Unión Soviética se disolvió y el comunismo quedó desacreditado. El Pacto de Varsovia se disolvió ese mismo año.

Ahora, en 1991, la OTAN no tenía ningún propósito práctico y debería haberse disuelto. Habría sido una gran cosa para la paz mundial si se hubiera disuelto. Las perspectivas de una paz permanente eran muy prometedoras. La distancia entre Alemania y Rusia era de más de 3,000 millas, un gran amortiguador contra cualquier tipo de lanzamiento accidental de misiles o una invasión hostil, de una forma u otra. Asi que, en ese momento, las perspectivas de una Tercera Guerra Mundial eran extremadamente remotas y este era un momento muy bueno.

Regresando solo un año antes, en 1990, el presidente George H.W. Bush y los altos mandos de la OTAN garantizaron al presidente Gorbachov de la Unión Soviética que si no interfería con la reunificación de Alemania, la OTAN no se movería ni una pulgada al este, hacia Rusia y él aceptó ese acuerdo y lo cumplió lealmente. Pero, la OTAN mintió y mintieron masivamente. En lugar de cumplir su promesa, la OTAN avanzó rápidamente, hasta hoy, se encuentra a 20 millas de la frontera rusa. De modo que la OTAN ha avanzado la misma distancia, aproximadamente, que de costa a costa en Estados Unidos, desde la ciudad de Nueva York hasta San Francisco.

En lugar de disolver a la OTAN, la Alianza creció de 16 miembros a 30 miembros y lo hicieron mostrando falsamente a Rusia como la reencarnación de la Unión Soviética, lo cual no era en absoluto.

Ahora, es importante darse cuenta de que la población de Rusia es la mitad que la de Estados Unidos y su economía es solo del tamaño de la de Italia. Una buena medida del riesgo real de Rusia es que Alemania, que es la potencia industrial de Europa, evaluó la amenaza de la invasión rusa como tan remota que ha reducido el número de tanques de 5,000 durante la Guerra Fría a 200 en la actualidad, casi nada.

Ahora, Donald Trump hizo campaña para salirse de la OTAN, porque era obsoleta y se comprometió a normalizar las relaciones tanto con Rusia como con Siria; sin embargo, el problema con esto es que habría destruido la {raison d'être}, la razón misma de la existencia de la OTAN y el estado profundo. Y es esa razón principal, en mi opinión, la que provocó que el presidente Trump enfrentara un golpe continuo, que comenzó antes de que fuera elegido y que culminó con el fraude electoral masivo que acabamos de ver.

El engaño del Rusiagate puso al presidente Trump de espalda a la pared. Se vio obligado a modificar su retórica contra la OTAN y transformarla en una demanda de que la OTAN simplemente comprara más armas. Lo ha hecho y, por supuesto, esto solo ha exacerbado aún más la carrera armamentista entre la OTAN y Rusia.

La OTAN y el complejo militar-industrial, todo el estado profundo, que emplea a millones de burócratas influyentes, dependen de la percepciόn del público de amenazas inexistentes a la existencia. Hay millones de trabajos relacionados con la defensa que están involucrados en esto. Pero el hecho es que, excepto por pequeñas escaramuzas fronterizas con México, Estados Unidos nunca ha sido invadido por una nación extranjera desde la Guerra de 1812. En ese entonces, éramos una nación pequeña y débil, y hoy, ahora somos el monolito del mundo. El presupuesto de defensa de Estados Unidos es tan grande que ahora es mayor que los 10 presupuestos de defensa más grandes de otras naciones. Tenemos tres veces el presupuesto de China; quince veces el presupuesto de Rusia; y cuarenta veces el presupuesto de Irán. La Armada de Estados Unidos tiene tres veces el tonelaje naval de Rusia o China. Sus armadas son primitivas: si bien tenemos 11 enormes portaaviones para proyectar el poder global, tanto China como Rusia tienen solo un portaaviones modesto cada uno.

Las tropas de la marina, la infantería naval, son una medida del poder de una nación para invadir otros países desde el mar. Estados Unidos tiene 15 veces más tropas navales que Rusia y 8 veces más que China. Asi que, cualquiera que imagine que tal vez estamos amenazados por algún tipo de invasión, solo necesita mirar el tamaño del Cuerpo de Marines de Estados Unidos y el tamaño de su fuerza naval y darse cuenta de que eso es una fantasía.

Con EU a la cabeza, la OTAN ha tomado acciones imprudentes y provocativas contra Rusia, para aumentar deliberadamente las tensiones, repetidamente hemos hecho misiones con capacidad nuclear dirigidas hacia la frontera de Rusia, y justo antes de llegar a la frontera de Rusia, se despegan y se van en sus direcciones. Pero solo en el mes de agosto, se obligó a Rusia a lanzar aviones para interceptar estos bombarderos en 27 ocasiones diferentes.

Las provocaciones, tanto navales como aéreas, se han vuelto tan militantes y tan arriesgadas, que en 2019, el presidente Putin tomó la decisión de revelar su programa de armas nucleares hipersónicas previamente secreto. Hizo esto, no para fanfarronear e impresionar al mundo, pero lo hizo para evitar cualquier posible acción ofensiva hacia Rusia. Él después de eso anunciό que va a armar a la Armada rusa y a la fuerza submarina rusa con misiles hipersónicos.

Prácticamente sin amortiguación entre la OTAN y Rusia, estos misiles, que no pueden ser interceptados, pueden llegar a Washington, DC, o la ciudad de Nueva York desde Rusia, en una hora y los misiles disparados por submarinos rusos en alta mar, en varios minutos literalmente pueden exterminar a toda la población de Washington, DC, o de la ciudad de Nueva York.

Este es un peligro extraordinario para el pueblo estadounidense.

Una cosa que debemos entender: {Rusia no quiere la guerra}. Ciertamente, no quiere una guerra nuclear. Y no puede luchar contra Estados Unidos y la OTAN de forma convencional. Pero Estados Unidos ha desmantelado, casi todos los tratados de desarme nuclear. Fueron negociados dolorosamente durante décadas y ahora estamos desarrollando armas nucleares de bajo rendimiento cuyo único propósito es hacer de la guerra nuclear una realidad más práctica.

Asi que, la OTAN, que una vez defendió a Europa, ahora está librando guerras agresivas en el Medio Oriente y los están reclutando para enfrentar a China y unirse a esa aventura, que es muy probable que ocurra. Cada una de estas expansiones de la OTAN levanta el espectro de una guerra nuclear. Si estalla la Tercera Guerra Mundial, matará a un gran número de estadounidenses y la culpa será de la OTAN. ¡El número de muertos superará con mucho a los de cualquier guerra que se haya librado! Envenenaría la Tierra con radiación. Causaría un colapso total en el comercio, el transporte y la producción de alimentos. Posiblemente acabaría con la civilización por completo.

Ahora, es importante que los estadounidenses comprendan la geografía del mundo. Estados Unidos fue bendecido por tener grandes océanos en cualquiera de las costas: el Pacífico, el Atlántico, que se extienden por miles de millas. Asi que no estamos amenazados. Ninguna nación puede invadir a Estados Unidos y, a menos que amenacemos a otros, no hay absolutamente ningún miedo realista a la guerra. Los estadounidenses comunes no ganan nada con las guerras interminables que estamos librando, bajo la égida de la OTAN y nuestros aliados. Y es importante darse cuenta de que cuando el globo estalle, los altos funcionarios de gobierno y los oligarcas mundiales se refugiarán en ciudades subterráneas preparadas. Pero el resto de nosotros seremos incinerados por su locura. Tendremos que agradecer a la OTAN por la desaparición de la civilización occidental.

Muchas gracias.


 

Para mayor información, por favor escriba a [email protected]