Peter Strzok y el FBI han encubierto el asesinato de Seth Rich hasta la fecha

16 de diciembre de 2020

16 de diciembre de 2020 — Uno de los dogmas centrales en la creación del mito del Rusiagate fue la mentira de que los hackeadores rusos se metieron en las computadoras del Comité Nacional Demócrata (CND) y se robaron material comprometedor para Hillary Clinton y se lo pasaron a WikiLeaks, que lo publicó luego, a fin de ocasionar que la Clinton perdiera la elección de 2016. Como lo han demostrado palmariamente varios Veteranos Profesionales de la Inteligencia por la Cordura (VIPS, por sus siglas en inglés), el supuesto hackeador ruso que hizo el trabajo sucio, el “Guccifer 2.0”, es una farsa inventada por completo.

Pero si no fueron los rusos los que le dieron el material a WikiLeaks, entonces ¿quién fue? Seth Rich, un empleado del CND asesinado poco después, en un supuesto robo en el que no le robaron nada, es identificado generalmente como el más posible origen del material entregado a WikiLeaks.

El abogado Ty Clevenger (ex funcionario del Departamento de Justicia, en la División de Derechos Civiles) representa a Ed Butowsky, quien grabó al periodista investigador Sy Hersh el 25 de enero de 2017, en donde Hersh dice que tiene una fuente dentro del FBI quién dice que tienen la laptop de Seth Rich y que este fue quién le proporcionó el material a WikiLeaks. Hersh nunca salió en público con su relato, que no pudo confirmar. Sin embargo, Butowsky si lo confirmó, y Clevenger ha presionado de manera diligente por años a fin de que el FBI de a conocer ese material que está en sus manos. Clevenger se opuso al acuerdo repentino al que llegaron el 24 de noviembre la cadena de TV Fox News y los padres de Rich, y sugiere que hubo una posible coordinación en la oportunidad con el que el FBI reconociera que tenía el material, el 9 de diciembre.

En efecto, el FBI le envió a Clevenger una carta el 9 de diciembre, en la cual admite que tiene en su posesión la laptop de Seth Rich y que se encuentran procesando más de 20.000 páginas de documentos relacionados a Rich, y que estiman que les tomaría unos nueve meses para procesar el material. Sin embargo, parte del contenido de esas 20.000 páginas ya se conoce.

La organización defensora de los derechos civiles Judicial Watch, había obtenido ya varios correos electrónicos sobre Seth Rich que se habían intercambiado entre el agente del FBI, Peter Strzok y su amante dentro del Departamento de Justicia, Lisa Page. Aunque los correos están muy tachados, muestran que el 10 de agosto de 2016, las sugerencias públicas que había hecho Julian Assange, en el sentido de que Rich era la fuente original de WikiLeaks, provocó una cadena de actividades dentro del FBI. Rich fue asesinado en julio, y a pesar de todas las negativas de parte del FBI de que estuvieran haciendo alguna investigación, ya tenían la laptop de Rich.

El correo en cuestión dice que, el miércoles 10 de agosto de 2016, a las 10:32am, un personaje cuyo nombre aparece tachado, “de la sección de Asuntos Públicos de la Oficina de Campo del FBI en Washington, envió un email a [TACHADO] en el FBI: ‘Tema: Seth Rich… Varios medios noticiosos informan hoy que Julian Assange sugirió durante una entrevista reciente en el exterior que el empleado del CND, Seth Rich, fue la fuente de WikiLeaks, y que puede haber sido asesinado porque él filtró los e-mails del CND a su organización, y que WikiLeaks ofrecía $20.000 por cualquier información relacionada con la muerte de Rich el mes pasado. Con base a estas noticias, hemos anticipado más cobertura de prensa sobre este asunto… Cuando tengas un momento, ¿me llamas por favor para hablar sobre qué participación tiene el Buró en la investigación?”

Ese email se reenvió repetidamente dentro del FBI ese día, y a las 7:49pm, Strzok le reenvió a Page un correo de TACHADO dirigido a Jonathan C. Moffa y a Peter P. Strzok: “Tema Fwd: Seth Rich… Solo FYSA [siglas de ‘para tu especial diversión’]. Yo aplasté esto con TACHADO”. Aparentemente, para terminar el día, alguien aplastó algo, y ellos pensaban que Moffa y Strzok deberían saber. Dado que ellos tenían la laptop, y dado que su versión para el público hasta el 9 de diciembre de 2020 había sido que ellos no tenían ninguna participación, uno puede suponer que le dijeron a la oficina de campo en Washington desde las oficinas centrales ese día que la línea sería que el FBI no tenía ninguna intervención en el asunto.

Moffa era el subdirector asistente del FBI. El se describe a sí mismo así: “yo era el jefe de sección de análisis de contrainteligencia en el período de las elecciones… Así que, en un sentido, si hay alguna investigación en marcha relacionada con los rusos y las elecciones en ese momento en la división, como parte de eso el personal me reportaría a mí”. Según sus mensajes de texto, Moffa y Strzok trabajaron juntos ese mes de agosto y emplearon a Christopher Steele como “CHS” (siglas en inglés de “Fuente Confidencial Humana”) en la operación “Rusia interfirió en las elecciones”. Así que, el 10 de agosto de 2016 les aseguraron que el asunto de Seth Rich se manejaría aparte para que no interfiriese en la operación “fueron los rusos”.